Información de la revista
Vol. 106. Núm. 7.
Páginas e33-e39 (Septiembre 2015)
Visitas
...
Vol. 106. Núm. 7.
Páginas e33-e39 (Septiembre 2015)
e-Casos clínicos
Acceso a texto completo
Tratamiento del síndrome de Sézary con alemtuzumab: serie de 5 casos y revisión de la literatura
Treatment of Sézary Syndrome With Alemtuzumab: A Series of 5 Cases and a Review of the Literature
Visitas
...
E. del Alcázar-Viladomiua,
Autor para correspondencia
elenadelalcazarviladomiu@gmail.com

Autor para correspondencia.
, A. Tuneu-Vallsa, A. López-Pestañaa, M.J. Vidal-Manceñidob
a Servicio de Dermatología, Hospital Universitario Donostia, San Sebastián, España
b Servicio de Hematología, Hospital Universitario Donostia, San Sebastián, España
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (4)
Tabla 1. Clasificación de la micosis fungoide/síndrome de Sézary propuesta por la ISCL y la EORTC
Tabla 2. Tratamientos en el SS
Tabla 3. Nuestra serie de 5 casos de SS tratados con alemtuzumab
Tabla 4. Series publicadas de pacientes con SS/MF tratados con alemtuzumab
Mostrar másMostrar menos
Resumen

El alemtuzumab es un anticuerpo monoclonal que se ha utilizado como terapéutica en casos refractarios de síndrome de Sézary (SS) y micosis fungoide en estadio avanzado.

Presentamos 5 pacientes diagnosticados de SS tratados con alemtuzumab entre los años 2008 y 2012, con una tasa de respuesta global del 80% (40% respuestas parciales y 40% respuestas completas). La pauta de 10mg vía subcutánea fue bien tolerada y con una toxicidad aceptable. En nuestra casuística la mediana de duración de la respuesta fue de 13 meses, sin embargo uno de los pacientes continúa en remisión completa tras 67 meses, hecho destacable dada la baja supervivencia del SS.

Como conclusión, creemos que el alemtuzumab es un fármaco que podría ser útil en casos de SS refractarios a otros tratamientos. Dado que no existen tratamientos curativos en el SS, sería una alternativa terapéutica a tener en cuenta.

Palabras clave:
Síndrome de Sézary
Alemtuzumab
Tratamiento
Abstract

Alemtuzumab is a monoclonal antibody that has been used to treat refractory cases of Sézary syndrome (SS) and advanced mycosis fungoides.

We present 5 patients with SS who were treated with alemtuzumab between 2008 and 2012, with an overall response rate of 80% (40% partial response and 40% complete response). A regimen of 10mg administered subcutaneously was well tolerated with acceptable toxicity. The median duration of response was 13 months. However, one patient remains in complete remission after 67 months, a remarkable outcome given the low survival rate associated with SS.

In conclusion, we believe that alemtuzumab may be useful in cases of SS refractory to other treatments. As there are no curative treatments for SS, alemtuzumab should be considered as a therapeutic option.

Keywords:
Sézary syndrome
Alemtuzumab
Treatment
Texto completo
Introducción

El síndrome de Sézary (SS) es una entidad infrecuente que representa aproximadamente el 3% de todos los linfomas cutáneos de células T. Se considera una variante agresiva que se caracteriza por la presencia de eritrodermia, linfocitos T atípicos circulantes (células de Sézary) con o sin adenopatías1. Se clasifica como un T4, N0-3, M0-1, B2 según la International Society for Cutaneous Lymphomas (tabla 1)1–3. El prurito es el síntoma principal y puede llegar a tener un gran impacto en la calidad de vida.

Tabla 1.

Clasificación de la micosis fungoide/síndrome de Sézary propuesta por la ISCL y la EORTC

Piel (T)
T1  Máculas limitadas, pápulas y/o placas cubriendo <10% de la superficie cutánea. T1a (solo máculas) y T1b (máculas y placas) 
T2  Máculas, pápulas y/o placas cubriendo ≥10% de la superficie cutánea. T2a (solo máculas) y T2b (máculas y placas) 
T3  Uno o más tumores (>1cm de diámetro) 
T4  Confluencia de eritema80% de la superficie cutánea 
Ganglios(N)
N0  No ganglios linfáticos periféricos anormales, la biopsia no es necesaria 
N1  Ganglios periféricos clínicamente anormales, histológicamente Dutch grado 1 o NCI LN0-2. N1a clonalidad negativa y N1b clonalidad positiva 
N2  Ganglios periféricos clínicamente anormales, histológicamente Dutch grado 2 o NCI LN3. N2a clonalidad negativa y N2b clonalidad positiva 
N3  Ganglios periféricos clínicamente anormales, histológicamente Dutch grado 3-4 o NCI LN4 clonalidad positiva o negativa 
Nx  Ganglios periféricos clínicamente anormales sin confirmación histológica 
Visceral (M)
M0  No existencia de afectación visceral 
M1  Afectación visceral (debe tener confirmación histológica y debe especificarse el órgano) 
Hematológica (B)
B0  Ausencia de afectación hematológica significativa (≤5% de linfocitos atípicos/células de Sézary). B0a clonalidad negativa y B0b clonalidad positiva 
B1  Baja afectación hematológica (>5% de linfocitos atípicos/células de Sézary). B1a clonalidad negativa y B1b clonalidad positiva 
B2  Alta afectación hematológica definida como uno de los siguientes: ≥1.000 células de Sézary/μl con TCR positivo; CD4/CD8>10 con TCR positivo; o células CD4+ CD7–40% o CD4+ CD26– ≥30% con TCR positivo 

EORTC: European Organisation for Research and Treatment of Cancer; ISCL International Society for Cutaneous Lymphomas; LN: lymph node; NCI: National Cancer Institute; TCR: receptor de linfocito T.

Fuente: Olsen et al.2.

El pronóstico es pobre, con una supervivencia del 24% a los 5 años, con pocas respuestas y remisiones duraderas tras los tratamientos4.

Para su tratamiento son necesarias terapias sistémicas, ya que las dirigidas exclusivamente a la piel son insuficientes. La elección viene determinada por la extensión de la enfermedad, el impacto en la calidad de vida, la edad y las comorbilidades del paciente. Aunque existen diferentes tipos de tratamiento para el SS (tabla 2)3, hay pocos estudios sobre su eficacia.

Tabla 2.

Tratamientos en el SS

Tipo de terapia  Tratamiento 
Inmunomoduladores  Interferón (IFN alfa e IFN gamma) 
  Retinoide (bexaroteno) 
  Denileukin diftitox 
  Fotoféresis extracorpórea 
Terapias biológicas  Alemtuzumab 
Radioterapia  Irradiación corporal total con electrones (electron beam) 
Tratamientos combinados  IFN alfa+fototerapia o retinoide 
  Retinoide+fototerapia 
  Fotoféresis extracorpórea+IFN alfa o retinoide 
Quimioterapia sistémica
Monoterapia  Metotrexato 
  Doxorrubicina pegilada 
Poliquimioterapia  Análogos de las purinas/pirimidinas (fludarabina, 2-clorodeoxiadenosina, deoxicoformicina, gemcitabina, forodesina) 
  Agentes alquilantes (clorambucilo, mostaza nitrogenada, ciclofosfamida, temozolamida) 
  Inhibidores topoisomerasa (etopósido, doxurribicina pegilada) 
  Inhibidores histona deacetilasa (vorinostat, romidepsina) 
   
  CHOP y CHOP-like 
TPMO  Autólogo 
  Alogénico 
  Alogénico no mieloablativo 

IFN: interferón; TPMO: transplante de progenitores de médula ósea.

Fuente: modificada de Jawed et al.3.

En los últimos años han aparecido nuevas terapéuticas, entre las que encontramos las terapias biológicas. El alemtuzumab es un anticuerpo monoclonal humanizado dirigido contra la glucoproteína CD52 que se expresa en la superficie de los linfocitos T y B, células natural killer, monocitos y macrófagos, consiguiendo su depleción en sangre periférica3,5. Se cree que actúa por lisis celular directa mediada por neutrófilos, complemento y citotoxicidad dependiente de anticuerpos y apoptosis3–6. En el año 2001 se aprobó su uso para el tratamiento de la leucemia linfática crónica B, aunque algunos autores lo han utilizado en casos refractarios de SS y MF en estadio avanzado.

Casos clínicos

Presentamos 5 pacientes (3 mujeres y 2 hombres) diagnosticados de SS estadio IVA1 (T4, N0, M0, B2) tratados con alemtuzumab desde el año 2008 hasta el 2012. Cuatro habían realizado tratamientos previos (fototerapia, prednisona, metotrexato, gemcitabina y bexaroteno).

Respecto al tratamiento con alemtuzumab hemos recogido las siguientes variables (tabla 3): 1) duración; 2) tipo de respuesta; 3) tiempo transcurrido hasta el inicio de la respuesta; 4) duración de la misma tras la suspensión del tratamiento; y 5) las células de Sézary en sangre periférica. Además, hemos analizado la evolución, el tiempo de seguimiento y las complicaciones asociadas al alemtuzumab.

Tabla 3.

Nuestra serie de 5 casos de SS tratados con alemtuzumab

Sexo  Edad(años)  Duracióndeltratamiento  Iniciode larespuesta  Respuesta Cutáneaa  Respuesta sanguíneab(células de Sézary/μl y %)  Respuesta global  Duración de la respuesta  Complicaciones  Evolución y tiempo de seguimiento tras inicio del tratamiento 
M(1)  57  44 S  RC  RCPre-tto→1.050 (7%)Post-tto→0 (0%)  RC  66No  RC67
H(2)  65  82 S  RC  RCPre-tto→9.530 (32%)Post-tto→147 (3%)  RC  11Sd liberación citocinasReactivación CMVNeumonía neumocócica  Éxitus por LNH alto grado24
M(3)  85  134RC  RPPre-tto→1.215 (12%)Post-tto→379 (6%)  RP  5No  Retratamiento a las 4S sin mejoría.Actualmente leukeran-prednisona27
H(4)  75  51RP  RCPre-tto→554 (4%)cPost-tto→0 (0%)  RP  15Sd liberación citocinasReactivación CMV  Actualmente fotoféresis32
M(5)  57  10NR  PE  RCPre-tto→1.342 (8%)Post-tto→55 (1%)  PE  NR  Sd liberación citocinas  Trasplante alogénico de médula ósea20
(X¯)  65  83      13   

H: hombre; LNH: linfoma no Hodgkin; m: meses; M: mujer, NR: no respuesta, PE: progresión de la enfermedad; RC: remisión completa; RP: respuesta parcial, Sd: síndrome; S: semanas; (X¯): mediana.

a

RC: 100% del aclaramiento de las lesiones, RP: 50-99% del aclaramiento de las lesiones iniciales sin nuevos tumores (T3) en pacientes con T1, T2 o T4, PE25% de incremento de la enfermedad cutánea o nuevos tumores (T3) en pacientes con T1, T2 o T4 o pérdida de respuesta en pacientes con respuesta completa o respuesta parcial2.

b

RC: B0 y RP>50% de reducción de la carga tumoral sanguínea inicial2.

c

El caso 4 presentaba <1000 células de Sezáry, sin embargo tenía un cociente CD4/CD8>10,por lo que se consideró un estadio IVA1 como el resto.

Hemos clasificado el tipo de respuesta de la siguiente manera: completa (RC), parcial (RP) o progresión de la enfermedad (PE), basándonos en el trabajo de Olsen et al.2 (fig. 1).

Figura 1.

A. Lesiones eritematosas en el abdomen de una paciente con SS antes de iniciar el tratamiento con alemtuzumab (caso 3). B. Desaparición del eritema a las 4 semanas de iniciar el tratamiento con alemtuzumab (caso 3).

(0,14MB).

La pauta utilizada fue la administración subcutánea de una primera dosis inicial de 3mg y posteriormente 10mg 3 veces por semana.

Los 5 pacientes recibieron profilaxis oral para Pneumocystis jiroveci con sulfametoxazol-trimetroprim, aciclovir para herpes y fluconazol para Candida. Para la profilaxis de citomegalovirus (CMV) se realizó carga viral semanal, utilizando tratamiento anticipatorio con valganciclovir oral en los casos de reactivación.

En cuanto a los resultados se obtuvo respuesta en 4 de 5 pacientes (tasa de respuesta global del 80%): 2 RP (40%) y 2 RC (40%). La mediana de duración del tratamiento fue de 8 semanas (4-13) y la mediana de duración de la respuesta tras suspender el tratamiento de 13 meses (5-66).

Como complicaciones un paciente presentó una neumonía neumocócica, 3 un síndrome de liberación de citocinas y tuvimos 2 casos de reactivaciones subclínicas de CMV. No tuvimos ningún caso de complicación hematológica.

La mediana de seguimiento fue de 27 meses (23-67) tras el inicio del tratamiento. Un paciente falleció a los 24 meses por una transformación a un linfoma no Hodgkin de alto grado. Actualmente, 3 pacientes están en progresión y una sigue en remisión completa tras 67 meses de finalizar el tratamiento.

Discusión

El alemtuzumab se ha utilizado tanto en casos refractarios de MF en estadio avanzado como de SS. La primera descripción es de 1998 en 8 pacientes con MF7. En 2003 se demostró su utilidad en un estudio en fase ii en 22 pacientes con MF/SS8. Desde entonces se han publicado algunas series cortas y casos aislados. En la literatura revisada hemos encontrado un total de 13 series4,6–17 y 6 casos aislados de MF y SS recogiéndose las primeras en la tabla 4.

Tabla 4.

Series publicadas de pacientes con SS/MF tratados con alemtuzumab

Series  N.° de pacientes  Pauta de alemtuzumab  Duración del tratamiento  Respuesta clínica  Duración de la respuesta (mediana)  Complicaciones graves 
Lundin J et al.7 (1998)  50 LNH bajo grado(8MF)  30mg vía iv 3 días/semana  6-12RG: 20%MF: RG: 50%, 2RC  10Infecciones oportunistas (7), sepsis (9), neutropenia grado iv (14) 
Lundin J et al.8 (2003)  22MF/SS  30 mg vía iv 3 días/semana  10RG: 55%7RC, 5RP, 3EE, 7PE  12Reactivación CMV (4), FOD (3), VHS generalizado (1), aspergilosis pulmonar (1), Mycobacterium pneumoniae (1), neutropenia febril (1) 
Kennedy GA et al.10 (2003)  5MF/2SS1MF transformada a célula grande  30 mg vía iv 3 días/semana  3-13RG: 38%3RP, 2EE, 3PE  Menos de 3Pancitopenia grado iv con sepsis (2), MRSA cutáneo y VHS oral (1), bronquiolitis viral (1), VVZ cutáneo (1), CMV (1), osteomielitis por Pseudomona e infección Parvovirus (1), sepsis por Klebsiella (1) 
Ferrajoli et al. 11 (2003)  6LCCT  30 mg vía iv 3 días/semana  4-122RP  ND  ND 
Capalbo S et al.12 (2003)  1MF/2SS  30 mg vía iv 3 días/semana  3,6 y 121RC, 1RP, 1 éxitus (IAM)  11m3No 
Lenihan DJ et al.13 (2004)  5SS y 3MF  30 mg vía iv 3 días/semana  8,53RP, 2EE, 3PE  ND  Eventos cardiovasculares (5): ICC/arritmiasDos exitus por infecciones no especificadasUna neumonía Legionella pneumoniae 
Zinzani et al. 14 (2005)  4MF6LCT periféricos  10mg vía sc 3 días/semana  43RP (MF)  ND  Reactivación CMV (1) 
Bernengo et al.4 (2007)  14SS  10-15mg vía sc 3 días/semana  ND  1RC, 11RP, 2EE  12Infecciones en pacientes tratados con 15mg:Sepsis estafilocócica (1)Reactivación CMV subclínica (3) 
Alinari et al.15 (2007)  5SS  30mg vía sc 3 días/semana  5-9RG: 100%5RC  8Reactivación CMV asintomática (2), reactivación VEB (1) 
Querfeld et al. 16 (2009)  17SS2MF eritrodérmicas  30mg vía iv y sc 3 días/semana  12RG: 84%9RC, 7RP, 3PE  6Éxitus por pancitopenia grado iv (1)Absceso cervical (1), sepsis por MRSA (1), herpes zóster (1), infección del catéter central (1), neutropenia febril (1) 
Clark et al.6 (2012)  18LCCT-L  10mg vía sc 3 días/semana  6RG: 89%9RC, 7RP, 2PE  ND  Reactivación CMV (1) 
De Masson et al.9 (2014)  23SS/16MF  30mg vía iv y sc 3 días/semana  12RG: 51%(70% SS, 25% MF)7RC (6SS, 1MF)13RP (10SS, 3MF)  3,4m6ptes >24m(5SS, 1MF)  Viremia CMV (10), tbc (2), infección cutánea por Mycobacterium chelonae (1), infección bacteriana (5), toxoplasmosis (1), aspergilosis (1), neumonía (7), citopenias grado 3 (10), exitus (2), transformación a LCCT célula grande (5), LCCB grande (1) 
Watanabe et al.17 (2014)  17SS/6MF  10mg vía sc 3 días/semana  ND  SS: 13 RC, 4 RPMF: 1 RC tras electron beam, 5 PE  ND  ND 
Nuestra serie  5SS  10mg vía sc 3 días/semana  82 RC,2 RP, 1 PE  13Neumonía neumocócica (1)Reactivación CMV asintomática (2) 

CMV: citomegalovirus; EE: enfermedad estable; FOD: fiebre de origen desconocido; IAM: infarto agudo de miocardio; ICC: insuficiencia cardíaca congestiva; iv: intravenosa; LCCB: linfoma cutáneo de célula B; LCCT: linfomas cutáneos de células T; LCCT-L: linfomas cutáneos de células T leucemizados; LCT periféricos: linfomas de células T periféricos; LNH: linfoma no Hodgkin; MRSA: Staphilococcus aureus meticilín resistente; PE: progresión de la enfermedad; RC: respuesta completa; RG: respuesta global; RP: respuesta parcial; sc: subcutánea; tbc: tuberculosis; VEB: virus Epstein Barr; VHS: virus herpes simple; VVZ: virus varicela zóster.

Respecto a la respuesta tras el tratamiento, en los 2 trabajos más amplios, de 22 y 39 pacientes, la tasa de respuesta global fue del 55% y 51% respectivamente8,9. La duración mediana de la respuesta fue de 12 meses, aunque es variable según las distintas series4,6–17. En la serie de 39 casos se observó que el alemtuzumab puede inducir remisiones duraderas (más de 2 años) en el SS (5 pacientes), no así en los casos de MF (un caso)9.

La pauta de tratamiento ha variado con los años. La dosis utilizada en los primeros trabajos era vía intravenosa: una primera dosis inicial de 3mg, luego 10mg y finalmente 30mg, manteniendo esta última dosis 3 veces por semana7,8,10–13. Posteriormente, se observó que el alemtuzumab vía subcutánea a dosis bajas podría ser igual de efectivo4,14.

Las infecciones y la toxicidad hematológica son complicaciones ligadas al tratamiento. La pauta de 10mg vía subcutánea ha demostrado una menor incidencia de estos efectos adversos4,14,15. La infección oportunista más frecuente es la reactivación del CMV, aunque también se han descrito otros tipos de infecciones4. En cuanto a la toxicidad hematológica, la mielosupresión es la más común4.

El síndrome de liberación de citocinas es la complicación más frecuente durante la terapia7,8,10,11. Para disminuir su aparición se realiza una escalada progresiva de la dosis. Lenihan et al. publicaron 4 casos de toxicidad cardíaca durante el tratamiento en pacientes previamente sanos13. Dado que no se observó en ningún otro estudio, se ha puesto en entredicho esta relación causal. Recientemente se ha descrito un caso de hematofagocitosis cutánea localizada en el sitio de inyección del alemtuzumab en una paciente sin reactivación viral del Epstein-Barr18.

En la literatura revisada el alemtuzumab se ha utilizado indistintamente tanto para la MF como para el SS. De hecho, la mayoría de los trabajos agrupan el SS con la MF en estadio avanzado. Actualmente se considera que la MF eritrodérmica es una progresión de la MF con ausencia o poca afectación hematológica, a diferencia de lo que acontece en el SS, que aparece de novo y tiene una importante afectación sanguínea1. En 2012 Clark et al. publicaron que el alemtuzumab podría ser eficaz solo cuando existiera afectación hematológica (en el SS y en casos de MF eritrodérmica con afectación sanguínea)6. Estos autores postulan que ambas entidades provienen de distintos tipos de células T memoria: los linfocitos malignos en pacientes con SS presentarían un fenotipo de células memoria central CCR7+/L-selectina+ (células migratorias que se encuentran circulando en la sangre, en la piel y en los ganglios linfáticos), mientras que los linfocitos malignos de la MF derivarían de células no migratorias residentes en la piel que no circulan por la sangre. El alemtuzumab deplecionaría todos los linfocitos T en la sangre, pero la población de células residentes en la piel escaparía del efecto del anticuerpo, permaneciendo después del tratamiento. Además, el alemtuzumab requiere la presencia de neutrófilos y células natural killer (ambas presentes en sangre y no en piel) para la depleción de linfocitos, por lo que solo eliminaría las células en sangre periférica. De esta forma, los pacientes con SS serían los principales candidatos para este tratamiento.

Lamentablemente, en agosto de 2012 se anuló su uso para la leucemia linfática crónica B y otras enfermedades hematológicas, y actualmente solo está disponible para la esclerosis múltiple. Para el tratamiento en pacientes con SS solo se puede conseguir mediante acceso individualizado con protocolo.

Conclusiones

Presentamos 5 casos de SS tratados con alemtuzumab con una tasa de respuesta del 80%. La pauta de 10mg vía subcutánea fue bien tolerada y la mediana de duración de la respuesta fue de 13 meses. El alemtuzumab puede ser un fármaco útil en casos de SS refractarios a otros tratamientos, con una rápida respuesta clínica y mejoría de la calidad de vida con disminución o desaparición del prurito.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Responsabilidades éticasProtección de personas y animales

Los autores declaran que para esta investigación no se han realizado experimentos en seres humanos ni en animales.

Confidencialidad de los datos

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Derecho a la privacidad y consentimiento informado

Los autores declaran que en este artículo no aparecen datos de pacientes.

Bibliografía
[1]
S.I. Jawed, P.L. Myskowski, S. Horwitz, A. Moskowitz, C. Querfeld.
Primary cutaneous T-cell lymphoma (mycosis fungoides and Sézary syndrome): Part I diagnosis: Clinical and histopathologic features and new molecular and biologic markers.
J Am Acad Dermatol, 70 (2014), pp. 205e1-2216e
[2]
E.A. Olsen, S. Whittaker, Y.H. Kim, M. Duvic, H.M. Prince, S.R. Lessin, et al.
Clinical end points and response criteria in mycosis fungoides and Sézary syndrome: A consensus statement of the International Society for Cutaneous Lymphomas, the United States Cutaneous Lymphoma Consortium, and the Cutaneous Lymphoma Task Force of the European Organisation for Research and Treatment of Cancer.
J Clin Oncol, 29 (2011), pp. 2598-2607
[3]
S.I. Jawed, P.L. Myskowski, S. Horwitz, A. Moskowitz, C. Querfeld.
Primary cutaneous T-cell lymphoma (mycosis fungoides and Sézary syndrome): Part II prognosis, management, and future directions.
J Am Acad Dermatol, 70 (2014), pp. 223e1-223e17
[4]
M.G. Bernengo, P. Quaglino, A. Comessatti, M. Ortoncelli, M. Novelli, F. Lisa, et al.
Low-dose intermittent alemtuzumab in the treatment of Sezary syndrome: Clinical and immunologic findings in 14 patients.
Haematologica, 92 (2007), pp. 784-794
[5]
R.M. Izu-Belloso, J.C. Garcia-Ruiz.
Actualización terapéutica en linfomas cutáneos.
Actas Dermosifiliogr, 103 (2012), pp. 694-707
[6]
R.A. Clark, R. Watanabe, J.E. Teague, C. Schlapbach, M.C. Tawa, N. Adams, et al.
Skin effector memory T cells do not recirculate and provide immune protection in alemtuzumab-treated CTCL patients.
Sci Transl Med, 4 (2012), pp. 117ra117
[7]
J. Lundin, A. Osterborg, G. Brittinger, D. Crowther, H. Dombret, A. Engert, et al.
CAMPATH-1H monoclonal antibody in therapy for previously treated low-grade non-Hodgkin's lymphomas: A phase II multicenter study European Study Group of CAMPATH-1H treatment in low-grade non-Hodgkin's lymphoma.
J Clin Oncol, 16 (1998), pp. 3257-3263
[8]
J. Lundin, H. Hagberg, R. Repp, E. Cavallin-Ståhl, S. Fredén, G. Juliusson, et al.
Phase 2 study of alemtuzumab (anti-CD52 monoclonal antibody) in patients with advanced mycosis fungoides/Sézary syndrome.
Blood, 101 (2003), pp. 4267-4272
[9]
A. De Masson, P. Guitera, P. Brice, I. Moulonguet, F. Mouly, J.D. Bouaziz, et al.
Long-term efficacy and safety of alemtuzumab in advanced primary cutaneous T-cell lymphomas.
Br J Dermatol, 170 (2014), pp. 720-724
[10]
G.A. Kennedy, J.F. Seymour, M. Wolf, H. Januszewicz, J. Davison, C. McCormack, et al.
Treatment of patients with advanced mycosis fungoides and Sézary syndrome with alemtuzumab.
Eur J Haematol, 71 (2003), pp. 250-256
[11]
A. Ferrajoli, S.M. O’Brien, J.E. Cortes, F.J. Giles, D.A. Thomas, S. Faderl, et al.
Phase II study of alemtuzumab in chronic lymphoproliferative disorders.
Cancer, 98 (2003), pp. 773-778
[12]
S. Capalbo, M. Delia, M. Dargenio, A. Liso, D. Diomede, L. Garofalo, et al.
Mycosis fungoides/Sézary syndrome: A report of three cases treated with Campath-1H as salvage treatment.
Med Oncol, 20 (2003), pp. 389-396
[13]
D.J. Lenihan, A.J. Alencar, D. Yang, R. Kurzrock, M.J. Keating, M. Duvic.
Cardiac toxicity of alemtuzumab in patients with mycosis fungoides/Sézary syndrome.
Blood, 104 (2004), pp. 655-658
[14]
P.L. Zinzani, L. Alinari, M. Tani, M. Fina, S. Pileri, M. Baccarani.
Preliminary observations of a phase II study of reduced-dose alemtuzumab treatment in patients with pretreated T-cell lymphoma.
Haematologica, 90 (2005), pp. 702-703
[15]
L. Alinari, L. Geskin, T. Grady, R.A. Baiocchi, M.A. Bechtel, P. Porcu.
Subcutaneous alemtuzumab for Sézary syndrome in the very elderly.
Leuk Res, 32 (2008), pp. 1299-1303
[16]
C. Querfeld, N. Mehta, S.T. Rosen, J. Guitart, A. Rademaker, P. Gerami, et al.
Alemtuzumab for relapsed and refractory erythrodermic cutaneous T-cell lymphoma: A single institution experience from the Robert H Lurie Comprehensive Cancer Center.
Leuk Lymphoma, 50 (2009), pp. 1969-1976
[17]
R. Watanabe, J.E. Teague, D.C. Fisher, T.S. Kupper, R.A. Clark.
Alemtuzumab therapy for leukemic cutaneous T-cell lymphoma: Diffuse erythema as a positive predictor of complete remission.
JAMA Dermatol, 150 (2014), pp. 776-779
[18]
S.I. Jawed, K. Busam, X. Wang, S. Horwitz, C. Querfeld.
Cutaneous hemophagocytosis after alemtuzumab injection in a patient with Sézary syndrome.
JAMA Dermatol, 150 (2014), pp. 1021-1023
Copyright © 2014. Elsevier España, S.L.U. y AEDV
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?