Información de la revista
Vol. 109. Núm. 1.
Páginas 67-68 (Enero - Febrero 2018)
Visitas
...
Vol. 109. Núm. 1.
Páginas 67-68 (Enero - Febrero 2018)
Dermatoscopia práctica
Acceso a texto completo
Pápula rosada de crecimiento lento
Slow-Growing Pink Papule
Visitas
...
J.L. Ramírez-Bellvera,
Autor para correspondencia
jluisrbellver@gmail.com

Autor para correspondencia.
, S. Saenz Guiradob
a Servicio de Dermatología, Fundación Jiménez Díaz, Madrid, España
b Servicio de Dermatología, Complejo Hospitalario Universitario de Granada, Granada, España
Disponible módulo formativo: Volumen 109 - Número 1. Saber más
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo
Presentación del caso

Mujer de 52 años de edad que consultó por una pápula asintomática eritemato-rosada, redondeada, con bordes lobulados, de 1×1cm de diámetro, de unos 3 años de evolución, situada en la cara posterior del miembro inferior derecho (fig. 1).

Figura 1.

Pápula rosada de 1cm en cara posterior del miembro inferior derecho.

(0,07MB).
¿Cuál es su diagnóstico?Diagnóstico

Poroma ecrino

Comentario

Dermatoscópicamente se observa una tumoración bien delimitada, de coloración eritemato-rosada (fig. 2a) en la que destaca una vascularización prominente, distribuida de manera más o menos regular, con imágenes características en forma de «flor de cerezo» (fig. 2b), de predominio en la periferia del tumor (fig. 2b), con la presencia de áreas rosadas pálidas sin estructuras (fig. 2a, estrellas). Con la sospecha de un «poroma ecrino» se procedió a la extirpación de la lesión y a su estudio histopatológico, el cual confirmó el diagnóstico. El poroma ecrino es un tumor anexial derivado del conducto ecrino intraepidérmico o acrosiringio, que generalmente asienta en palmas, plantas y dedos1. Se han descrito variantes pigmentadas, que pueden simular tanto clínica como dermatoscópicamente un carcinoma basocelular pigmentado o una lesión melanocítica maligna2. El diagnóstico diferencial de la variante no pigmentada incluye el carcinoma basocelular, el carcinoma epidermoide y el melanoma hipo o amelanótico.

Figura 2.

a) Imagen dermatoscópica en la que se observa vascularización prominente en la periferia de la lesión y áreas rosadas pálidas sin estructuras (estrellas) en el interior. b) Detalle de la vascularización con las características imágenes «en flor de cerezo».

(0,15MB).

Se han descrito varios patrones y estructuras dermatoscópicas asociadas a esta tumoración, casi todas ellas en referencia a la vascularización que presentan estas lesiones: vasos glomerulares, vasos en horquilla y vasos lineares irregulares. Algunos autores destacan la presencia de un halo blanquecino rodeando estos vasos, como sucede en las lesiones queratinizantes, pero que en este contexto se correspondería histopatológicamente con la presencia de edema fibrinoide perivascular1. También se han descrito vasos caliciformes, estructuras redondeadas en forma de «huevos de rana» y vasos «en flor de cerezo», a veces difíciles de diferenciar de los primeros3,4. La presencia de áreas blanquecino-rosadas sin estructuras también constituye un hallazgo frecuente, correspondiéndose histopatológicamente con áreas de fibroplasia lamelar dérmica. Aunque existen similitudes entre la vascularización del poroma ecrino y la del melanoma, en el primero la distribución tiende a ser más regular y simétrica. Otros datos que ayudan a diferenciarlos son que las áreas rojo-lechosas del melanoma presentan vascularización en su interior; además, hay estructuras presentes en el poroma ecrino que no se han descrito en melanoma (vasos caliciformes, estructuras en «huevos de rana» y «en flor de cerezo») y otras, como las crisálidas5, que no se encuentran en el poroma ecrino. En conclusión, consideramos de interés la presentación de este caso, en el que la presencia de 2 estructuras dermatoscópicas (áreas rosadas sin estructura y vasos «en flor de cerezo») posibilitó el diagnóstico de presunción de poroma ecrino. Sin embargo, ante una lesión no pigmentada con vascularización prominente, consideramos obligatorio su estudio histopatológico ante la posibilidad de estar frente a un melanoma amelanótico6.

Agradecimientos

A José Aneiros, dermatopatólogo del Complejo Hospitalario Universitario de Granada.

Bibliografía
[1]
A. Ferrari, P. Buccini, V. Silipo, P. de Simone, G. Mariani, S. Marenda, et al.
Eccrine poroma: A clinical-dermoscopic study of seven cases.
Acta Derm Venereol, 89 (2009), pp. 160-164
[2]
H.W. Kuo, K. Ohara.
Pigmented eccrine poroma: A report of two cases and study with dermatoscopy.
Dermatol Surg, 29 (2003), pp. 1076-1079
[3]
A. Ferrari, P. Buccino, V. Silipo, P. de Simeone, G. Mariani, S. Marenda, et al.
Eccrine poroma: A clinical-dermoscopic study of seven cases.
Dermatology, 89 (2009), pp. 160-164
[4]
J.A. Avilés-Izquierdo, D. Velázquez-Tarjuelo, M. Lecona-Echevarri??a, P. Lázaro-Ochaita.
Caracteri??sticas dermatosco??picas del poroma ecrino.
Actas Dermosifiliogr, 100 (2009), pp. 133-136
[5]
I. Zalaudek, J. Kreusch, J. Giacomel, G. Ferrara, C. Catricalà, G. Argenziano.
How to diagnose nonpigmented skin tumors: a review of vascular structures seen with dermoscopy: Part II Nonmelanocytic skin tumors.
J Am Acad Dermatol, 63 (2010), pp. 377-386
[6]
J.C. Robles-Mendez, S.A. Martínez-Cabriales, A. Villarreal-Martínez, A.S. Ayala-Cortés, I. Miranda-Maldonado, O. Vázquez-Martínez, et al.
Nodular hidradenoma: Dermoscopic presentation.
J Am Acad Dermatol, 76 (2017), pp. S46-S48
Copyright © 2017. AEDV
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?