Información de la revista
Vol. 91. Núm. 10.
Páginas 425-431 (Octubre 2000)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 91. Núm. 10.
Páginas 425-431 (Octubre 2000)
Acceso a texto completo
Reticuloide actínico
Actinic reticuloid
Visitas
...
Silvia Marinero Escobedoa, Olga Poza Magdalenaa, M a Mar Martín Doradoa, Evaristo Sánchez Yusa
a Servicio de Dermatolog??a. Hospital Cl??nico San Carlos. Facultad de Medicina. Universidad Complutense. Madrid.
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Los pseudolinfomas son enfermedades inflamatorias que simulan linfomas clínica y/o histopatológicamente. El reticuloide actínico se encuadra dentro de los pseudolinfomas T. Afecta casi exclusivamente a hombres ancianos. Los principales factores etiopatogénicos son el contacto con fotoalergenos y el aumento de la sensibilidad a la radiación UVA, UVB y a veces a la luz visible. Clínicamente comienza con lesiones eccematosas, muy pruriginosas, en zonas fotoexpuestas, con tendencia a generalizarse. Histológicamente evoluciona de una dermatitis eccematosa a un infiltrado linfocitorio en banda que remeda una micosis fungioide. No obstante, se ha demostrado la no clonalidad de los linfocitos y el predominio de los linfocitos T supresores sobre los T colaboradores, a diferencia de lo que ocurre en la mayoría de los casos de micosis fungoide. El tratamiento es difícil ya que se trata de una enfermedad crónica que suele recidivar al suspenderlo. Se han utilizado corticosteroides, azatioprina, ciclosporina, PUVA y rayos UVB con resultados parciales. Aunque se ha comunicado la aparición de linfomas y otras neoplasias en el transcurso de la evolución de estos pacientes, la posible malignización del proceso sigue sujeta a controversia.
Palabras clave:
Reticuloide actínico
Dermatitis actínica crónica
Linfoma
Pseudolinfoma
Pseudolymphomas are inflamatory diseases that resemble lymphomas clinically and/or histologically. Actinic reticuloid is considered a T-cell pseudolymphoma; it is observed almost exclusively in elderly men. The main aetiopathogenic factors are contact with photoallergens and increase of sensitivity to UVA, UVB and sometimes, to visible light. Clinically, it begins with eczematous and very pruritic lesions on exposed cutaneous areas which tend to spread around. Histologically, it varies from eczematous dermatitis to a lymphocytic band-like infiltrate that resembles mycosis fungoides. However, non-monoclonality of lymphocytes and suppresor T-cell predominance are its main differences from mycosis fungoides. Treatment is difficult because actinic reticuloid is a chronic disease that recurs when treatment is interrupted. Corticosteroids, azathioprine, cyclosporin, PUVA and UVA radiation have been used with partial results. Although lymphomas and other malignant neoplasms have been reported during patients' evolution, the possibility of a significant malignant transformation of this entity remains controversial.
Keywords:
Actinic reticuloid
Chronic actinic dermatitis
Lymphoma
Pseudolymphoma
Texto completo

El reticuloideactínico (RA) es una enfermedad cutánea que seencuadra dentro de los pseudolinfomas de células T. Lospseudolinfomas son procesos inflamatorios que simulan linfomasclínica y/o histopatológicamente.

HISTORIA

En 1969, Ive y cols. (1)describieron el reticuloide actínico como una entidaddifícil de distinguir clínica ehistopalógicamente de una MF en pacientes con una fuertesensibilidad a la luz UV y a veces también a la luzvisible.

Unos años antes,Wilkinson (2) había acuñado el término dereacciones persistentes a la luz para aquellas fotodermatosis en elespectro de los rayos UVB que estaban asociadas al uso dejabón que contenía salicinílidos halogenados yque persistían en ausencia del antígeno. Mástarde, en 1973, Ramsay y Black (3) describieron el eccemafotosensible, clínicamente similar al RA pero confinado alespectro de los rayos UVB y con una histología que remedabamás un eccema crónico liquenificado que una micosisfungoide. Dada la dificultad de establecer fronteras entre estastres entidades, varios autores decidieron agruparlas bajodenominaciones más genéricas. Así, en 1974,Frain-Bell y cols. acuñaron el término dermatitis porfotosensibilidad/reticuloide actínico, sugiriendo que el RAes el estadio más tardío del primero (4).Posteriormente, Hawk y Magnus (5) en 1979 y Norris y Hawk (6) en1990 prefirieron utilizar el término dermatitisactínica crónica (DAC), definiéndolo comotrastorno fotosensible crónico principalmente en el espectrode la luz UVB, con histología de eccema o de linfomacutáneo.

INCIDENCIA

Resulta difícil deconocer ya que muchos casos aparecen recogidos dentro del conceptomás amplio de DAC. Respecto a esta última, los datosmás exactos proceden de una región escocesa (Tayside)donde la frecuencia de DAC es de 1/6.000 habitantes (7). La DACrepresenta entre un 11 y un 17% del total de fotorreacciones (8, 9)y su distribución es mundial. Aunque la DAC sólopresenta un discreto predominio en el sexo masculino, el RA es unaentidad casi exclusiva de hombres ancianos. La explicaciónde este hecho no está del todo aclarada, como discutiremosposteriormente. Por último, reseñar que la DAC puedeaparecer en pacientes con fototipos V y VI (10).

FISIOPATOLOGIA

Se consideraprácticamente aceptado que el RA es la fase tardía deuna DAC, hecho constatado por la evolución clínica delos pacientes (11, 12) y por la progresión de sus cambioshistológicos, demostrado mediante la realización debiopsias seriadas a un grupo de pacientes con DAC (12).

A su vez, la DAC pareceser consecuencia de reacciones fotoalérgicas, pero adiferencia de éstas las lesiones de una DAC son yapersistentes. Varios fotoalergenos han sido implicados como agentesdesencadenantes: resinas oleosas de plantas compuestas, caucho,dicromato potásico o fragancias (13). También ciertosalergenos de contacto sin fotosensibilidad han sido consideradoscomo posibles factores etiológicos (14). Por otro lado, lospacientes con DAC poseen una mayor susceptibilidad a la luz comodemuestra la disminución de su dosis eritema mínima(MED) frente a determinadas longitudes de onda. Estasusceptibilidad es tan acusada que algunos pacientes empeoran alexponerse a la luz de los tubos fluorescentes o al resplandor de lapantalla del televisor (1, 15).

Queda por aclarar elmecanismo íntimo por el cual se produce latransformación de una reacción fotoalérgica enuna DAC y de ésta en un RA. Como hipótesis de laprimera transformación se ha esgrimido que determinadosalergenos actúan como haptenos y se unen a proteínasendógenas mediante una unión covalente para la cualse requiere la participación de la luz UV. Los cambiosinducidos en estas proteínas permiten que posteriormente nosea necesaria la presencia del hapteno y baste la acción dela radiación UV para que esa proteína endógenamodificada se comporte como antígeno (16). En estalínea de investigación, Kochevar y cols. han probadoin vitro la capacidad de fotooxidación de lahistidina (sustancia comprendida en muchas plantas compuestas),transformando la albúmina en un antígeno(17).

Otra hipótesis serefiere a la hipersensibilidad celular de los fibroblastos frente ala radiación UV. El cultivo de fibroblastos procedentes depacientes con RA irradiados con luz UVA (18) o tratados conperóxido de hidrógeno (19) demuestra unahipersensibilidad al estrés oxidativo, lo cual se traduce endaño citopático.

El predominio de RA enhombres ancianos se ha atribuido a la disminución de lafunción barrera de la piel envejecida, lo cual favorece laaparición de reacciones alérgicas de contacto.También podría influir el uso por parte de estospacientes de lociones para después del afeitado quecontienen musk ambrette (20).

CLINICA

Con frecuencia existenantecedentes de fotoexposición intensa en los añosprevios e incluso de fotosensibilidad anormal. El cuadro comienzacon lesiones eccematosas en zonas fotoexpuestas (cara, escote ydorso de antebrazos y manos) (Fig. 1). Posteriormente se formanplacas infiltradas y liquenificadas (Fig. 2) que se extienden azonas cubiertas (Figs. 3 y 4), pudiendo llegar a desarrollar unaeritrodermia (1, 4, 5, 7, 21, 22). Con frecuencia el rostro adoptaun aspecto leonino con marcado engrosamiento de la piel y surcadopor profundas arrugas (13). Las exacerbaciones están enrelación con la exposición a la luz, pero no siguenun ritmo estacional (1, 14). Casi siempre hay prurito dedifícil control. Puede haber adenopatíasgeneralizadas. En ocasiones se observa alopecia difusa secundariaal rascado vigoroso (13).

FIG. 1.--Eritemay exudación en zonas fotoexpuestas.

FIG. 2.--Eritemay liquenificación en dorso de mano.

FIG.3.--Eritema, infiltración y liquenificación en todoel miembro inferior.

FIG. 4.--Eritemae infiltración difusa de la piel del tronco.

HISTOPATOLOGIA

Los hallazgoshistopatológicos dependen del momento en el que realicemosla biopsia:

-- En las fases precocesde una DAC se observa una dermatitis eccematosa: espongiosis,acantosis, paraqueratosis focal e infiltrados linfocitariosperivasculares en dermis papilar (22-24) (Fig. 5).

A

B

FIG. 5.--Faseeccematosa de la dermatitis actínica crónica:acantosis con espongiois focal; dermatitis perivascular superficiallinfocitaria junto con un comienzo de esclerosis de la dermissuperficial, más eosinófila que el resto de lamisma.

-- En las fases másavanzadas se observa un patrón más parecido al de lamicosis fungoide (Fig. 6): infiltrado linfocitario en banda en ladermis superficial y a veces en la media. Los linfocitos pueden sernormales o tener núcleos convolutos y hay epidermotropismo aveces remedando microabcesos de Pautrier (22, 23).Acompañando a los linfocitos dérmicos con frecuenciapueden verse eosinófilos, histiocitos, célulasplasmáticas, células gigantes y fibroblastosestrellados y multinucleados (13, 21, 24). En la dermis papilarsuele ser evidente la presencia de bandas de colágenoperpendiculares a la superficie (13) (Fig. 7). Pueden persistiralgunas de las alteraciones epidérmicas descritas en la faseanterior.

A

B

Fig. 6.--Imagensugestiva de micosis fungoide: el infiltrado superficial tiende adisponerse en banda, la espongiosis es mínima y seacompaña de mayor exocitosis linfocitaria. Se acentúala esclerosis de la dermis superficial.

A

B

Fig. 7.--En estalesión son más llamativos los signos deliquenificación (acantosis irregular y esclerosis enestrías verticales); también es llamativa la densidaddel infiltrado linfocitario dérmico y suepidermotropismo.

OTRASTÉCNICAS

Inmunohistoquímica

El predominio delinfocitos T supresores en el RA frente al predominio de linfocitosT colaboradores en la micosis fungoide ha sido esgrimido por variosautores como un importante criterio diferencial entre ambasentidades (13, 21, 26, 27). Otros autores han hallado datos encontra de este supuesto (12, 28). El predominio de linfocitos Tsupresores en piel se ha observado también en otrasentidades clínicas como enfermedad injerto contrahuésped (29), liquen plano (30), eritema multiforme (31),pitiriasis liquenoide (32) y estadios avanzados de erupciónsolar polimorfa (33). No se ha encontrado explicación paraeste predominio, pero se ha especulado sobre si la radiaciónUV puede inducir la presencia de estas células(34).

La no clonalidad de loslinfocitos del RA puesta de manifiesto en diversos estudios (26,35) habla a favor de la benignidad del proceso, a diferencia de laMF en la que, al menos en el estadio tumoral, hay clonalidad de loslinfocitos dérmicos (35).

En cambio otros autoreshan encontrado una alta frecuencia de aneuploidia en los linfocitosdérmicos de pacientes con DAC, indicando su similitud conlos de la MF (36).

Índice decontorno nuclear de los linfocitos sanguíneos

Es útil en eldiagnóstico diferencial entre reticuloide actínicoeritrodérmico y síndrome de Sézary. Se definecomo perímetro nuclear dividido por la raíz cuadradadel área nuclear. Se estudian tres parámetrosdiferentes: ICN principal, porcentaje de células con ICNsuperior a 6,5 y mayor ICN. Únicamente se han encontradodiferencias significativas respecto a los dos últimosparámetros y no respecto al primero (37).

En pacientes con RAeritrodérmico los linfocitos supresores predominan sobre loscolaboradores también en la sangre periférica,pudiendo llegar a invertirse el cociente CD-4/CD-8. Ademásse encuentran células de Sézary en sangreperiférica en una proporción superior al 10% deltotal de linfocitos. Ambos hallazgos se consideran muycaracterísticos del RA (22).

Fotobiología

Los pacientes con RAtienen una MED disminuida, tanto para UVA como para UVB, y enocasiones también para luz visible (13).

Además de realizaruna MED a todos los pacientes con sospecha de RA debemos completarel estudio realizando pruebas epicutáneas y fotoparche. Yacomentábamos en el apartado de etiopatogenia cuáleseran los fotoalergenos más frecuentemente implicados y laimportancia de su detección.

Diagnóstico

Se basa en criteriosclínicos, fotobiológicos e histopatológicos.En 1991, Toonstra (22) propuso que el diagnóstico de RA debehacerse sólo si cumple estos tres criterios:

-- Pápulas o placaspersistentes en piel fotoexpuesta, a veces con extensión aáreas cubiertas o infiltración eritrodérmicageneralizada.

-- Fotosensibilidad a unamplio espectro de radiación, incluyendo UVB, UVA y, aveces, luz visible.

-- Infiltrado linfocitarioT dérmico con presencia de linfocitosatípicos.

Cuando no se cumplen uno odos de estos criterios es preferible, según dicho autor,utilizar el término DAC.

El diagnósticodiferencial debe hacerse tanto con MF como con otras dermatosisactínicas

Tratamiento

Como primera medida lospacientes con RA deben evitar los dos grandes factoresdesencadenantes de su proceso: la luz y los fotoalergenos. Durantelos brotes estas medidas serán más estrictas,requiriendo en ocasiones el aislamiento en una habitaciónsemioscura. Las pantallas solares son útiles, pero nodebemos olvidar su posible papel como fotosensibilizante y debemosvigilar si se produce un empeoramiento coincidiendo con suutilización.

Aunque el RA siguegeneralmente un curso crónico, se han ensayado diversostratamientos con los cuales se ha logrado ciertamejoría.

Los corticosteroidestópicos u orales, dependiendo del grado deafectación, se han utilizado con mucha frecuencia en estaenfermedad tanto de forma aislada como combinados con algunas delas alternativas que describiremos acontinuación.

La respuesta a cloroquinay betacarotenos es variable (23, 25, 38, 39) y generalmente no seutilizan en monoterapia.

La azatioprina a dosis deentre 100 y 200 mg/día ha demostrado ser eficaz, pero laaparición de graves efectos secundarios limita su uso (13,40). En ocasiones se utiliza como ahorrador decorticosteroides.

La ciclosporina (3-5mg/kg/día) es otro agente útil capaz de inducirmejoría relativamente rápida, pero las lesionesrecidivan al suspender el tratamiento. Hasta ahora laspublicaciones se refieren a casos aislados (41-43).

Los tratamientos conradiación ultravioleta pretenden aumentar la tolerancia a laluz que en estos pacientes está disminuida. Se hanconseguido buenos resultados, pero el problema es la incomodidaddel tratamiento ya que una vez alcanzada la mejoríaclínica requiere sesiones de mantenimiento para evitar larecidiva. Dentro de esta modalidad terapéutica se distinguendos variantes: psoralenos más radiación UVA (PWA) oradiación UVB. Respecto a esta última destaca laserie de Toonstra (21) con 15 pacientes tratados, en 13 de loscuales se observó una mejoría franca. Comienzanirradiando toda la superficie corporal con 1/10 de la MEDpredeterminada, aumentando progresivamente la dosis y espaciandolas sesiones. Respecto al PUVA son varios los autores quepreconizan su utilización (10, 25, 43-45).

Se han utilizadotambién tratamientos con nicotinamida, interferónalfa y mostaza nitrogenada tópica, aunque se dispone depocos casos para evaluar su utilidad (46, 47).

Evolución

Aunque se han descritocasos de resolución espontánea (22), el curso del RAsuele ser crónico. Dado que encuadramos esta entidad dentrode los pseudolinfomas, nos encontramos con el problema ya comentadoen la introducción de dilucidar si el RA es o no unaenfermedad premaligna o, dicho de otro modo, si su evoluciónnatural es hacia una neoplasia.

Se han descrito casosaislados de aparición de linfomas y otros tumores enpacientes con RA. Algunos de ellos se han interpretado como unposible efecto secundario de la medicación inmunosupresora:pseudolinfoma mixto (10% de linfocitos B, 90% de linfocitos T) ylinfoma de células T tras tratamiento con ciclosporina (48),sarcoma de Kaposi tras tratamiento con ciclosporina (49), linfoma Tno micosis fungoide tras tratamiento con PUVA (50), etc., por loque se discute el uso de dichas terapéuticas a pesar de sueficacia y, caso de emplearlas, es importante el control estrictode los pacientes. En otras ocasiones se han descrito tumores noatribuibles al tratamiento, tanto de estirpe linfoide como nolinfoide: sarcoma ganglionar generalizado (51), carcinomasespinocelulares y queratoacantomas (23), enfermedad de Hodgkin (52)y otros linfomas (53). En 1994, Bilsland y cols. (54) publicaronuna serie de 231 pacientes con dermatitis porfotosensibilidad/reticuloide actínico estudiados entre 1971y 1991. En 38 pacientes encontraron neoplasias malignas diversas(digestivas, respiratorias, etc.), de las cuales sólo seiscorrespondían a linfomas. De estos seis, sólo uno eraun verdadero linfoma (linfoma B de alto grado). El resto eranpseudolinfomas o neoplasias de otro origen mal diagnosticadas. Losautores concluyen que el riesgo de desarrollar linfomas u otro tipode neoplasias no difiere del de la poblacióngeneral.

Bibliograf??a
[1]
??Actinic reticuloid??: a chronic dermatosis associated with severe photosensitivity and the histological resemblance to lymphoma. Br J Dermatol 1969;81:469-85.
[2]
Photodermatitis due to tetrachlorsalicylanilide. Br J Dermatol 1961;73:213-9.
[3]
Photosensitive eczema. Trans St Johns Hosp Dermatol Soc 1973;59:152-8.
[4]
The syndrome of chronic photosensitive dermatitis and actinic reticuloid. Br J Dermatol 1974;91:617-34.
[5]
Chronic actinic dermatitis; an idiopathic syndrome including actinic reticuloid and photosensitive eczema. Br J Dermatol 1979;10(Supl 17):24.
[6]
Chronic actinic dermatitis: a unifying concept. Arch Dermatol 1990;126:376-8.
[7]
Photosensitivity dermatitis and actinic reticuloid syndrome (chronic actinic dermatitis). J Am Acad Dermatol 1993;21:240-9.
[8]
Results of evaluation of 203 patients for photosensitivity in a 7.3 year period. J Am Acad Dermatol 1995;33:597-602.
[9]
Polymorphous light eruption: impact of demographic, anamnestic and instrumental findings on differential diagnosis. Aktuel Dermatol 1994;20:173-7.
[10]
Chronic actinic dermatitis: an analysis of 51 patients evaluated in the United States and Japan. Arch Dermatol 1994;130:1284-9.
[11]
Dermatitis actinica cr??nica. Reticuloide act??nico con transici??n a eccema fotosensitivo y retorno a reticuloide act??nico. Med Cutan Ibero Lat Am 1982;10:21-6.
[12]
Chronic actinis dermatitis: an immunohistological and photobiological study. J Am Acad Dermatol 1989;21:966-97.
[13]
Inflammatory diseases that simulate Iymphomas: cutaneous pseudolymphomas. En: Fitzpatrick TB, Eisen AZ, Wolff K, Freeberg IM, Austen KF, eds. Dermatology in general medicine, 4.a ed. New York: McGraw-Hill; 1993:1315-27.
[14]
Contact allergic sensitivity to chrysanthemum and the photosensitivity dermatitis and actinic reticuloid syndrome. Br J Dermatol 1979;101:491-501.
[15]
Un caso de reticuloide act??nico. Actas Dermosifiligr 1974;65:485-92.
[16]
Editor's comment. En: Baer RL, Kopf AW, eds. Yearbook of dermatology, 1963-1964 series. Chicago, III: Year Book Medical Publishers Inc; 1964:133.
[17]
Photoreactions of 3,3',4',5-tetrachlorosalicylanilide with proteins. J Invest Dermatol 1977;68:151-6.
[18]
Celular hypersensitivity to UVA: aclue to the aetiology of actinic reticuloid. Lancet 1983;1:88-91.
[19]
Cellular sensitivity to oxidative stress in the photosensitivity dermatitis/actinic reticuloid syndrome. J Invest Dermatol 1994;102:762-7.
[20]
Aging of skin. En: Fitpatrick TB, Eisen ZA, Wolff K, Friedberg IM, Austen KF, eds. Dermatology in general medicine, 3.a ed. New York NY: McGraw-Hill International Book Co; 1987:146-53.
[21]
Actinic reticuloid. A clinical, photobiologic, histopathologic and follow-up study of 16 patients. J Am Acad Dermatol 1989;21:205-14.
[22]
Actinic reticuloid. Semin Diagn Pathol 1991; 8:109-116.
[23]
Photosensitivity dermatitis/actinic reticuloid syndrome in an Irish population: a review and somes unsual features. Acta Derm Venereol 1992;75:72-4.
[24]
Chronic actinic dermatitis. J Am Acad Dermatol 1993;28:240-9.
[25]
Chronic actinic dermatitis. Przgl Dermatol 1992;79:112-7.
[26]
Actinic reticuloid. Immunohistochemical study. Med Cutan Ibero Lat Am 1988;16(5):359-65.
[27]
Immunohistochemical comparason of actinic reticuloid with allergic contact dermatitis. J Dermatol Sci 1990;1(4):289-96.
[28]
Photosensitivity dermatitis with actinic reticuloid syndrome: an immunological study of cutaneous infiltrate. Br J Dermatol 1986;114:47-56.
[29]
Mononuclear cell subpopulations in the skin defined by monoclonal antibodies after HLA-identical sibling marrow transplantation. Br J Dermatol 1986;114:145-60.
[30]
Lichen planus and gaft-versus-host reaction. In situ identification of immunocompetent cell phenotypes. J Cutan Pathol 1982;9:249-57.
[31]
Lymphocyte subsets and Langerhans cells/indeterminate cells in erythema multiforme. J Invest Dermatol 1983;81:403-6.
[32]
Immunohistology of pityriasis lichenoides et varioliformis acuta and pityriasis lichenoides chronica. J Am AcadDermatol 1987;16:559-70.
[33]
Polymorphic light eruption: an immunopathological study of evolving lesions. Br J Dermatol 1989,120:173-83.
[34]
Evidence for the generation of suppressor cells by ultraviolet radiation. Cell Immunol 1977;31:182-7.
[35]
Characterization of the lymphoproliferative disease in the skin by DNA analysis. J Dermatol 1991;18:627-34.
[36]
Aneuploidy in chronic actinic dermatitis. J Dermatol 1992,19:544-7.
[37]
The diagnostic value of morphometry on blood lymphocytes in erythrodermic actinic reticuloid. Arch Dermatol 1995;131:1298-303.
[38]
Actinic reticuloid: response to combination treatment with azathioprine, hydroxychloroquine and prednisone. J Am Acad Dermatol 1984;61:353-4.
[39]
Beta carotene therapy for erythropoietic protoporphyria and other photosensitivity diseases. Arch Dermatol 1977;113:1229.
[40]
Azathioprine in dermatology. J Am Acad Dermatol 1991;25:281-6.
[41]
Actinic reticuloid: response to cyclosporine. J Am Acad Dermatol 1989;2:307-9.
[42]
Cyclosporin A in chronic actinic dermatitis. J Eurol Acad Dermatol Venereol 1994,3:525-8.
[43]
Succesful treatment of musk ketone-induced chronic actinic dermatitis with cyclosporine and PWA. J Am Acad Dermatol 1992; 27:838-42.
[44]
PWA therapy of chronic actinic dermatitis: a 5-years follow-up. Br J Dermatol 1990;123:273.
[45]
PWA therapy of chonic actinic dermatitis. Br J Dermatol 1985;113:157-60.
[46]
Natural alpha interferon in chronic actinic dermatitis. Report of a case. Acta Derm Venereol 1995;75:80.
[47]
Succesful treatment of actinic reticuloid induced by whole-body topical application of mechlorethamine. Acta Derm Venereol 1981;61:353-4.
[48]
Development of cutaneous pseudolymphoma following cyclosporin therapy of actinic reticuloid. Dermatologica 1988; 177:376-81.
[49]
Kaposi sarcoma in cyclosporin A therapy of actinic reticuloid. Hautarzt 1997;48:262-5.
[50]
Lymphoma in a black patient with actinic reticuloid treated with PUVA: possible aetiologic consideration. J Am Acad Dermatol 1989;21:1134-7.
[51]
Sarcoma ganglionnaire g??n??ralis?? au cours de l'??volution d'une actino-r??ticulose. Ann Dermatol Venereol 1978;105:33-44.
[52]
The developement of Hodgkin's disease in a patient with actinic reticuloid. Clin Exp Dermatol 1977;2:109-13.
[53]
Actinic reticuloid with lymphoma. Br J Dermatol 1970;82:287-91.
[54]
The photosensitivity dermatitis and actinic reticuloid syndrome: no association with lymphoreticular malignancy. Br J Dermatol 1994; 131:209-14.
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?