Información de la revista
Vol. 100. Núm. 5.
Páginas 438-439 (Junio 2009)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
English PDF
Más opciones de artículo
Vol. 100. Núm. 5.
Páginas 438-439 (Junio 2009)
Cartas al Director
Acceso a texto completo
Réplica a «Hemangioma verrugoso frente a malformación linfática microquística»
Visitas
...
A.A. Garrido-Ríos, A. Miranda-Romero
Servicio de Dermatología. Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Facultad de Medicina. Valladolid. España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo

Sr. Director:

Nos ha parecido muy interesante la carta titulada «Hemangioma verrugoso frente a malformación linfática microquística» de los Dres. Del Pozo et al1 porque nos induce a reflexionar sobre la especial complejidad de las malformaciones vasculares.

Las malformaciones linfáticas (ML) microquísticas y el hemangioma verrugoso (HV), también llamado malformación vascular hiperqueratósica (MVH), presentan características similares y difíciles de distinguir que conducen a un diagnóstico diferencial complejo. Por esta y otras razones, algunos autores han sugerido que se utilice el término malformación linfovascular2.

Para realizar el diagnóstico de alguna de las entidades anteriormente citadas necesitamos la valoración de la clínica, la histopatología y las pruebas de imagen para establecer un diagnóstico definitivo.

Desde un punto de vista clínico, las ML microquísticas se manifiestan en forma de vesículas traslúcidas en forma de «huevo de rana» que muestran una predilección por la cabeza y sobre todo por el cuello. Suelen presentar episodios de dolor y edema, y en el 83 % de las lesiones profundas se produce hipertrofia con distorsión evidente en el 33 % de los pacientes3. Por el contrario, los HV son habitualmente nódulos o pápulas rojo-azuladas de 0,4 a varios centímetros de tamaño y con una tendencia a situarse en las extremidades inferiores. Los traumatismos y las sobreinfecciones condicionan la transformación progresiva hacia un aspecto verrugoso4.

A nivel histopatológico los HV poseen paredes vasculares gruesas con células musculares, así como unas células endoteliales aplanadas y multilameladas, fundamentalmente localizadas en la dermis papilar, estando la dermis reticular relativamente respetada5. Las ML presentan vasos irregulares dilatados e interconectados en el tejido celular subcutáneo. Ambas lesiones pueden extenderse al tejido celular subcutáneo3. En cuanto a los marcadores inmunohistoquímicos, el CD34 tiende a ser negativo en las lesiones linfáticas 6 y positivo en los HV7, por lo que en caso de no disponer del marcador D2-40, la positividad del CD34 orientaría hacia un HV. Por otra parte, estudios recientes demuestran que el D2-40 ha sido superado como marcador linfático por Prox-1 y VEGFR3, que muestran una sensibilidad mayor8.

En cuanto a las pruebas de imagen, la resonancia magnética nuclear (RMN) de las ML se caracteriza por quistes múltiples muy bien delimitados, mientras que en la RMN de las malformaciones vasculares venosas se observa un aspecto serpiginoso definido por colecciones focales o difusas de espacios de tamaño variable separadas por septos9.

En resumen, nuestra paciente10 presentaba pápulas rojo-azuladas en el abdomen y la extremidad inferior derecha, asintomáticas y sin hipertrofia acompañante de la extremidad, que mostraban en la histología una epidermis hiperqueratósica con dilataciones de aspecto venoso en la dermis (fig. 1), CD-34 positivas y con una RMN que concuerda con la descripción de las malformaciones vasculares venosas citadas en el párrafo anterior. Por todo ello, consideramos que el diagnóstico de HV debe prevalecer frente al de ML microquística.

Figura 1.

Dilataciones de aspecto venoso en la dermis (hematoxilina-eosina, ×40).

(0,17MB).
Bibliografía
[1.]
J. Del Pozo, M. Tellado, J.C. López-Gutiérrez.
Hemangioma verrugoso frente a malformación linfática microquística.
Actas Dermosifiliogr, 100 (2009), pp. 437
[2.]
A. Brown, S. Warren, H.W. Losken, D.S. Morrell.
Verrucous lymphovascular malformation versus verrucous hemangioma: controversial nomenclature.
Cutis, 81 (2008), pp. 390-396
[3.]
P. Redondo.
Malformaciones vasculares (I). Concepto, clasificación, fisiopatogenia y manifestaciones clínicas.
Actas Dermosifiliogr, 98 (2007), pp. 141-158
[4.]
E. Piqué, J.A. Pérez-Cejudo, S. Palacios, M.S. Martínez.
Malformaciones vasculares hiperqueratósicas. Aportación de 3 casos.
Actas Dermosifiliogr, 96 (2005), pp. 685-689
[5.]
L.B. Tennant, J.B. Mulliken, A.R. Pérez-Atayde, H.P. Kozakewich.
Verrucous hemangioma revisited.
Pediatric Dermatology, 23 (2006), pp. 208-215
[6.]
T. Mentzel, H. Kutzner.
Tumours of lymphatic vessels of the skin and soft tissues.
Pathologe, 23 (2002), pp. 118-127
[7.]
L. Requena, O.P. Sangueza.
Cutaneous vascular anomalies. Part I. Hamartomas, malformations and dilation of preexisting vessels.
J Am Acad Dermatol, 37 (1997), pp. 523-549
[8.]
E. Costa da Cunha Castro, C. Galambos.
Prox-1 and VEGFR3 antibodies are superior to D2-40 in identifying endothelial cells of lymphatic malformations- a proposal of a new immunohistochemical panel to differentiate lymphatic from other vascular malformation.
Pediatr Dev Pathol, 20 (2008), pp. 1
[9.]
L.A. Fordham, C.J. Chung, L.F. Donnelly.
Imaging of congenital vascular and lymphatic anomalies of the head and neck.
Neuroimaging Clin N Am, 10 (2000), pp. 117-136
[10.]
A.A. Garrido-Ríos, L. Sánchez-Velicia, J.M. Marino-Harrison, M.V. Torrero-Antón, A. Miranda-Romero.
Hemangioma verrugoso: estudio histopatológico y radiológico.
Actas Dermosifiliogr, 99 (2008), pp. 723-726
Copyright © 2009. Academia Española de Dermatología y Venereología
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?