Información de la revista
Vol. 100. Núm. 4.
Páginas 333-334 (Mayo 2009)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
English PDF
Más opciones de artículo
Vol. 100. Núm. 4.
Páginas 333-334 (Mayo 2009)
CARTAS CIENTÍFICO-CLÍNICAS
Acceso a texto completo
Eritema exudativo multiforme perinévico
Visitas
...
V. Monsálvez
Autor para correspondencia
monsalvezhonrubia@hotmail.com

Verónica Monsálvez Honrubia. Servicio de Dermatología. Hospital 12 de Octubre. Av. Córdoba, s/n. 28041 Madrid. España
, R.J. Chico, S. López-Gómez, F. Vanaclocha
Servicio de Dermatología. Hospital 12 de Octubre. Madrid. España
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo

Sr. Director:

Existen varios tipos de dermatosis que suelen acontecer alrededor de los nevus melanocíticos, aunque son pocos los casos descritos de cada uno de ellos. Entre estas dermatosis la más representativa es el halo nevus1 (nevus de Sutton, leucoderma acquisitum centrifugum), pero existen otras con nombres propios como son el nevus de Meyerson 2 (halo dermatitis), el nevus targetoide3 y una forma de eritema exudativo multiforme perinévico4 (EEM perinévico).

Dentro de las dermatosis perinévicas, el nevus de Sutton o halo nevus1 es el más frecuentemente descrito, conocido por la presencia de un halo acrómico perinévico, que se ha relacionado con un proceso inmunológico provocado por el propio nevus. En 1971 Meyerson2 describió unos pacientes con nevus que presentaban un eritema descamativo alrededor de los mismos que se confirmó histológicamente como una dermatitis espongiótica, fenómeno que se resolvía espontáneamente5,6. Otra entidad descrita alrededor de los nevus melanocíticos es el halo nevus targetoide, que se trataría de un halo eritematoso alrededor de un halo nevus, que se considera un fenómeno inmune inducido por el propio halo nevus, que se resuelve al extirpar este3. También existe un único caso de psoriasis perinévica descrito en 1992 por Shifer et al7. Son pocos los casos de EEM perinévico descritos en la literatura, pero ninguno de ellos en una paciente embarazada. De etiología desconocida, Humphreys y Cox8 lo describieron en 1988 en un paciente que fue tratado con tiabendazol, pero ningún caso posterior se ha relacionado con otro fármaco, sino que todos los descritos se han relacionado con antecedentes de herpes labial, como ocurre en nuestra paciente. En todos los casos descritos la histología confirma la presencia de un infiltrado linfocitario en la dermis alrededor de las células névicas, junto con degeneración y necrosis de los queratinocitos en la epidermis, sugestivo de EEM perinévico4,8-10. La evolución de esta patología es idéntica a la acontecida en el EEM no perinévico, resolviéndose espontáneamente o con tratamiento corticoideo. Algunos autores utilizan antivirales para acelerar la curación del herpes, una opción que no consideramos en nuestra paciente.

Presentamos el caso de una mujer embarazada de 5 meses, sin antecedentes de interés excepto herpes labiales de repetición, que consultaba por enrojecimiento perinévico. Inicialmente se trataba de halos eritematosos infiltrados que abarcaban 0,2cm alrededor de los nevus; al trascurrir los días se transformaban en halos con forma de diana, concéntricos, alrededor de los nevus, que afectaban a la mayoría de ellos, tanto del cuerpo (figs. 1 y 2) como de la cara, y que presentaban a su vez alguna lesión aislada con forma de diana que no afectaba a ningún nevus. La paciente refería lesiones en el labio superior compatibles con herpes labial en resolución. La clínica y la histología eran diagnósticas de eritema exudativo multiforme perinévico. Se pautó prednisona 30mg/día y las lesiones desaparecieron a los 5 días.

Figura 1.

Se objetiva un halo eritematoso perinévico en el escote.

(0,07MB).
Figura 2.

Lesiones cutáneas con mayor detalle.

(0,07MB).

Conflicto de intereses

Declaramos no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1.]
T. Cornbleet, R. Bernstein, C. Kroll.
Observations on leukoderma acquistum centrifugum.
Arch Dermatol, 82 (1960), pp. 1011-1012
[2.]
K.B. Meyerson.
A peculiar papulosquamous eruption involving pigmented naevi.
Arch Dermatol, 103 (1971), pp. 510-512
[3.]
E. Del Río, A. Aguilar, M.A. Gallego.
Targetoid halo nevus.
J Am Acad Dermatol, 29 (1993), pp. 267-268
[4.]
G. Fabrizi, G. Massi.
Halo naevus with histological changes resembling epidermal erythema multiforme.
Br J Dermatol, 141 (1999), pp. 369-370
[5.]
D. Weedon, J. Farnsworth.
Spongiotic changes in melanocytic naevi.
Am J Dermatopathol, 6 (1984), pp. 257-259
[6.]
D.S. Nicholls, G.H. Mason.
Halo dermatitis around a melanocytic naevus: Meyerson's naevus.
Br J Dermatol, 118 (1988), pp. 125-129
[7.]
O. Shifer, R. Tchetchik, O. Glazer, A. Metzker.
Halo dermatitis in children.
Pediatric Dermatol, 9 (1992), pp. 275-277
[8.]
F. Humphreys, N.H. Cox.
Thiabendazole-induced erythema multiforme with lesions around melanocytic naevi.
Br J Dermatol, 118 (1988), pp. 855-856
[9.]
K.E. McKenna.
Naevocentric erythema multiforme associated with herpes labialis.
Br J Dermatol, 141 (1999), pp. 954-955
[10.]
R.J. Pariser.
Nevocentric erythema multiforme.
JAAD., 31 (1994), pp. 491-492
Copyright © 2009. Academia Española de Dermatología y Venereología
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?