Información de la revista
Vol. 104. Núm. 3.
Páginas 261-263 (Abril 2013)
Vol. 104. Núm. 3.
Páginas 261-263 (Abril 2013)
Carta científico-clínica
Acceso a texto completo
Enfermedad de Fabry: espectro clínico de los angioqueratomas
Fabry Disease and the Clinical Spectrum of Angiokeratomas
Visitas
...
R.M. Guinovarta,??
Autor para correspondencia
rosa_guinovart@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, I. Bielsaa, G. Pintos-Morellb, C. Ferrándiza
a Servicio de Dermatología, Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, Badalona, Universitat Autònoma de Barcelona, Badalona, Barcelona, España
b Servicio de Pediatría, Hospital Universitari Germans Trias i Pujol, Badalona, Universitat Autònoma de Barcelona, Badalona, Barcelona, España
Contenido relaccionado
Actas Dermosifiliogr. 2013;104:45010.1016/j.ad.2013.05.001
R.M. Guinovart, I. Bielsa, G. Pintos-Morell, C. Ferrándiz
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Tablas (1)
Tabla 1. Hallazgos clínicos
Texto completo
Sr. Director:

La enfermedad de Fabry es la más frecuente por depósito de glucoesfingolípidos después de la enfermedad de Gaucher. Presenta una gran variabilidad clínica, siendo las manifestaciones en muchos de los órganos que se ven afectados inespecíficas1. Por este motivo, el diagnóstico de la enfermedad es difícil y suele retrasarse, como media unos 10 años después del inicio de la sintomatología2. La afectación cutánea en la enfermedad de Fabry es habitual y puede ser decisiva a la hora de sospechar el diagnóstico de la misma. Incluye la presencia de angioqueratomas, telangiectasias, alteraciones de la sudoración y linfedema. En trabajos recientes sobre las manifestaciones cutáneas en esta enfermedad se ha demostrado que el espectro clínico de los angioqueratomas es variado3. En este estudio, tras una revisión retrospectiva, se describen las lesiones cutáneas presentes en 5 pacientes diagnosticados de enfermedad de Fabry, prestando especial atención en la expresión clínica de los angioqueratomas.

Se trata de 5 pacientes, una mujer y 4 varones, afectados de una enfermedad de Fabry. Las principales características clínicas de cada uno de ellos se recogen en la tabla 1. La mayoría de ellos, incluida la única paciente mujer, presentaba una clínica extracutánea clásica. La edad media de aparición de los angioqueratomas fue de 17,2 años. En los casos 4 y 5, estos se distribuían de manera clásica, «en bañador», y en el caso 5 se observaron, además, unas lesiones vasculares menos hiperqueratósicas en ambas palmas. En los 3 casos restantes los angioqueratomas resultaron menos típicos. En el caso 1 se observaron lesiones aisladas en forma de mínimos angioqueratomas en la zona peribucal y periumbilical (fig. 1). En el caso 3, los angioqueratomas se distribuían de forma extensa, pero casi exclusivamente en el hemicuerpo izquierdo. Finalmente, la paciente heterocigota presentaba lesiones en forma de angioqueratomas en la hemivulva izquierda (fig. 2) y mínimas lesiones aisladas en la parte anterior del tronco. Únicamente en 2 casos había hipohidrosis como otra manifestación cutánea de la enfermedad. Todos los pacientes, a excepción del caso 1, recibían tratamiento enzimático sustitutivo (con una media de tratamiento ininterrumpido de 9 años) y en estos no se observó desaparición o disminución de los angioqueratomas, ni mejoría del resto de la clínica cutánea.

Tabla 1.

Hallazgos clínicos

Caso  Sexo (H/M)/edad  Manifestaciones extracutáneas  Localización de los angioqueratomas  Edad de aparición angioqueratomas  Años de tratamiento enzimático  Otras manifestaciones dermatológicas 
H/11 a  Intolerancia al ejercicioCórnea verticillata  Peribucal y alrededor ombligo  7 a  No realiza tratamiento  No 
M/36 a  AcroparestesiasIntolerancia al ejercicioTinnitusDiarreaCórnea verticillata  Región lumbar izquierda, vulva  25 a  9 a  Hipohidrosis 
H/24 a  AcroparestesiasIntolerancia al ejercicioTinnitusDolor abdominalCornea verticillata  Hemicuerpo izquierdo  6 a  8 a  No 
H/50 a  Hipertrofia del ventrículo izquierdoProteinuriaIntolerancia al ejercicioDiarrea  Flanco, cintura y cara interna de muslos  34 a  11 a  Hipohidrosis 
H/32 a  AcroparestesiasTortuosidad vascular en ambos ojos  Muslos, nalgas y genitales, palmares  14 a  10 a  No 

a: años; H: hombre; M: Mujer.

Figura 1.

Mínimas lesiones en forma de angioqueratomas periumbilicales (caso 1).

(0,11MB).
Figura 2.

Angioqueratomas que asientan en el lado izquierdo de la vulva (caso 2).

(0,22MB).

Dentro de los 5 subtipos de angioqueratomas que se reconocen4 se encuentra el denominado «angioqueratoma corporis difusum», muy característico de la enfermedad de Fabry aunque no exclusivo, ya que también puede verse en otras enfermedades por acumulación lisosómica5,6. Los angioqueratomas en la enfermedad de Fabry se encuentran en el 66% de los varones y el 36% de las mujeres, y pueden aparecer temprano en la infancia o bien en la vida adulta7. A pesar de que el término «angioqueratoma corporis difusum» pueda sugerir que los angioqueratomas en esta enfermedad son múltiples, no siempre es así, y como ocurrió en 3 de los 5 casos presentados, las lesiones pueden aparecer aisladas o agrupadas y pueden asentar en cualquier zona de la piel, las mucosas o los genitales. En las descripciones clásicas se destaca su distribución «en bañador», ya que con frecuencia asientan en la zona de los glúteos, los muslos y los genitales. En nuestra serie cabe destacar la distribución unilateral, afectando al hemicuerpo izquierdo de los angioqueratomas en un caso, y las lesiones mínimas limitadas al área peribucal, periumbilical y en la mucosa genital en otro de los pacientes. En esta última localización, pueden confundirse con los angioqueratomas de Fordyce.

La sospecha clínica de la enfermedad de Fabry, cuando las lesiones asientan en localizaciones menos típicas, es más difícil pero no debería pasar desapercibida. Aunque los síntomas propios de la enfermedad suelen iniciarse a partir de la primera década de la vida con acroparestesias, angioqueratomas, intolerancia al ejercicio, alteraciones oculares y gastrointestinales, las principales complicaciones se presentan en los adultos jóvenes cuando se desarrollan signos y síntomas renales, cardíacos y cerebrovasculares. Por tanto, y teniendo en cuenta que la enfermedad dispone de tratamiento específico que puede impedir el desarrollo de las complicaciones graves e irreversibles, es importante realizar un diagnóstico precoz que, en muchas ocasiones, podrá hacerse a partir de los angioqueratomas. En este sentido, el papel del dermatólogo puede ser fundamental.

El tratamiento enzimático sustitutivo (agalsidasa alfa) es el único tratamiento específico para la enfermedad y se ha demostrado que estabiliza la función renal y reduce la hipertrofia del ventrículo izquierdo8-10. En nuestra experiencia, el tratamiento sustitutivo no modificó ninguna de las manifestaciones cutáneas presentes antes de iniciarlo.

En conclusión, la observación de angioqueratomas, sea cual sea su localización y extensión, debe alertar al dermatólogo y obliga a poner en marcha las exploraciones complementarias pertinentes, ya que pueden permitir el diagnóstico de una enfermedad grave y potencialmente tratable. Asimismo, en los casos de nuevo diagnóstico, es importante estudiar a los familiares jóvenes para detectar una sintomatología que, en ocasiones, pasa desapercibida o se diagnostica de forma errónea.

Bibliografía
[1]
T. Martínez-Menchón, E. Nagore, A. Pérez-Ferriols, I. Febrer, L. Mahiques, J.M. Fortea-Baixauli.
Diagnóstico y tratamiento enzimático sustitutivo de la enfermedad de Fabry.
Actas Dermosifiliogr, 95 (2004), pp. 436-439
[2]
K.D. MacDermott, A. Holmes, A.H. Miners.
Anderson-Fabry disease: clinical manifestations and impact of disease in a cohort of 98 hemizygous males.
J Med Genet, 38 (2001), pp. 750-760
[3]
C.H. Orteu, T. Jansen, O. Lidove, R. Jaussaud, D.A. Hughes, G. Pintos-Morell, et al.
Fabry disease and the skin: data from FOS, the Fabry outcome survey.
Br J Dermatol, 157 (2007), pp. 331-337
[4]
F.J. Ferrando, L. Tomás, A. Marquina.
Lesiones cutáneas rojo-violáceas y lineales en extremidad superior.
Actas Dermosifiliogr, 9 (2005), pp. 403-404
[5]
J. Kanitakis, C. Allombert, B. Doebelin, M.C. Deroo-Berger, S. Grande, S. Blanc, et al.
Fucosidosis with angiokeratoma. Immunohistochemical and electronmicroscopic study of a new case and literature review.
J Cutan Pathol, 32 (2005), pp. 506-511
[6]
E. Vargas-Díez, A. Chabás, M.J. Coll, J. Sánchez-Pérez, A. García-Díez, J.M. Fernández-Herrera.
Angiokeratoma corporis diffusum in a Spanish patient with aspartylglucosaminuria.
Br J Dermatol, 147 (2002), pp. 760-764
[7]
M.A. Barba-Romero, A. Rivera-Gallego, G. Pintos-Morell, Spanish FOS-Study Group.
Fabry disease in Spain: Description of Spanish patients and a comparison with other European countries using data from the Fabry Outcome Survey (FOS).
Int J Clin Pract, 65 (2011), pp. 903-910
[8]
R. Schiffmann, R.A. Martin, T. Reimschisel, K. Johnson, V. Castaneda, Y.H. Lien, et al.
Four-year prospective clinical trial of agalsidase alfa in children with Fabry disease.
J Pediatr, 156 (2010), pp. 832-837
[9]
G. Pintos-Morell, M. Beck.
Fabry disease in children and the effects of enzyme replacement treatment.
Eur J Pediatr, 168 (2009), pp. 1355-1363
[10]
B.L. Thurberg, H. Randolph Byers, S.R. Granter, R.G. Phelps, R.E. Gordon, M. O’Callaghan.
Monitoring the 3-year efficacy of enzyme replacement therapy in Fabry disease by repeated skin biopsies.
J Invest Dermatol, 122 (2004), pp. 900-908
Copyright © 2011. Elsevier España, S.L. y AEDV
Idiomas
Actas Dermo-Sifiliográficas

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?