Actas Dermo-Sifiliográficas Actas Dermo-Sifiliográficas
Actas Dermosifiliogr. 2002;93:321-4. - Vol. 93 Núm.05

Síndrome de Maffucci

José Carlos Moreno Giméneza, Francisco Valverde Blanaa, Isabel Medina Baquerizoa, Trinidad Marchal Molinab

a Servicio de Dermatología. Hospital Universitario Reina Sofía. Córdoba.
b Servicio de Anatomía Patológica. Hospital Universitario Reina Sofía. Córdoba.

Palabras clave

hemangioma, encondroma, síndrome de Maffucci.

Resumen

El síndrome de Maffucci se caracteriza por ser una displasia mesodérmica en la que se presentan de forma simultánea lesiones vasculares subcutáneas (fundamentalmente hemangiomas) y encondromas. Los encondromas son tumores óseos caracterizados por la persistencia de cartílago en las metáfisis y diáfisis de los mismos. En líneas generales provocan deformidad y acortamiento del miembro afecto debido a la expansión del cartílago en el interior del hueso. Los hemangiomas son lesiones vasculares profundas que histológicamente corresponden a hemangiomas de células fusiformes. A propósito de una enferma de 26 años con múltiples lesiones vasculares (hemangiomas) y óseas (encondromas) típicas de síndrome de Maffucci revisamos las características clínicas, histológicas, epidemiológicas y asociativas del proceso.

Artículo

INTRODUCCION

Las neoformaciones vasculares (hemangiomas) pueden formar parte de distintos síndromes malformativos, principalmente neurológicos y óseos; entre estos últimos se encuentra el síndrome de Maffucci, descrito por este autor en 1881 1 y que asocia la presencia, generalmente de aparición simultánea, de hemangiomas y encondromas. La importancia del cuadro no sólo radica en su aspecto puramente malformativo, sino en la producción de defectos óseos y en la asociación, por lo general alta, a lesiones tumorales benignas y malignas.

DESCRIPCION DEL CASO

Mujer de 26 años que desde la primera infancia ha presentado tumores subcutáneos blandos que han tendido a aumentar de tamaño y volverse dolorosos con el paso del tiempo. Estas neoformaciones se localizaban en ambos miembros inferiores, así como en un miembro superior y zona derecha de tórax. El tamaño de los elementos oscilaba entre los 0,5 y 5 cm de diámetro, no alteraban el color de la piel suprayacente salvo en las zonas distales de los miembros inferiores donde se apreciaba el color azulado de la neofor-mación vascular subyacente (fig. 1). El número de los mismos ha tendido a aumentar, alcanzando en el momento actual el de 30. En general se apreciaba un aumento de partes blandas, deformidades óseas y acortamiento de los miembros. Asimismo, la paciente refería haber sufrido fracturas óseas en varias ocasiones.

Fig. 1.--Lesiones tumorales subcutáneas en piernas.

Debido a la existencia de dolores óseos había sido diagnosticada en 1983 de encondromatosis múltiple, presentando afectación de rodilla izquierda con importante genu valgo, por el que había sido intervenida en dos ocasiones, así como afectación de hombro derecho y evidente escoliosis por dismetría pélvica que compensaba mediante calza y tratamiento con cinesiterapia.

En el estudio radiológico realizado se observaban, junto a secuelas de antiguas fracturas, múltiples lesiones constituidas por imágenes radiolúcidas, a veces con borde escleroso o desflecado, localizadas a nivel de la parrilla costal, húmero, cúbito, radio, sacro, fémur, tibia, peroné, así como huesos de tarso, carpo y falanges. Dichas lesiones eran sugestivas de encondromatosis múltiple (fig. 2) que en algunos lugares coincidían con la localización de los hemangiomas.

Fig. 2.--Encondromas óseos.

Algunas de las tumoraciones blandas, las que producían dolor, se extirparon y se realizó estudio histopatológico que demostró la presencia de espacios anfractuosos tapizados por endotelio y a menudo ocupados por trombos y hemorragias (fig. 3). En el abundante tejido interpuesto, además de fibrosis hay haces de células fusiformes con vacuolización citoplasmática (fig. 4) que caracteriza la entidad conocida como hemangioendotelioma, o actualmente hemangioma de células fusiformes.

Fig. 3.--Lesión vascular profunda que afecta hasta hipodermis.

Fig. 4.--Detalle de las células fusiformes con espacios anfractuosos tapizados por endotelio y ocupados por trombos y hemorragia situadas entre las luces.

El estudio histológico de las lesiones óseas confirmó el diagnóstico radiológico por la presencia de tejido cartilaginoso maduro en el interior del hueso (fig. 5); no se hallaron signos de malignidad.

Fig. 5.--Nido de cartílago maduro en el espesor del hueso correspondientes a un encondroma.

En el seguimiento realizado a la paciente tanto clínico, analítico como radiológico no se ha demostrado hasta el momento la presencia de alteraciones sugestivas de malignidad.

DISCUSION

El síndrome de Maffucci, también conocido síndrome de discondrodisplasia con hemagiomas, o síndrome de Kast-Maffucci, corresponde a una displasia mesodérmica congénita no hereditaria caracterizada por la presencia de hemangiomas, encondromas y tendencia al desarrollo de lesiones degenerativas benignas y/o malignas.

Es un proceso poco frecuente. Lewis et al 2 en la revisión retrospectiva que realizaron en 1973 sólo se encontraron 105 casos en la literatura anglosajona, a los que habría que añadir los 63 revisados por Kaplan et al en 1993. Sólo hemos encontrado dos casos publicados en la literatura dermatológica española4, 5 ; no hay diferencias de sexo o raza.

Es una enfermedad congénita a la que no se considera hereditaria, aunque pueden demostrarse antecedentes en el 27% de los casos. La edad de comienzo es en torno a los 4 años 3 . Aunque Matsumoto et al6 han observado alteraciones cromosómicas, estos hallazgos no han sido corroborados en estudios posteriores.

Las alteraciones óseas descritas en el síndrome son debidas a la presencia de encondromas, tumores que se caracterizan por la persistencia ectópica de cartílago en las metáfisis y diáfisis de los huesos, lo que provoca su deformidad y acortamiento como consecuencia de su expansión en el interior de los mismos. Son causa, por tanto, de deformidades y fracturas espontáneas. La escoliosis está presente en 17% de los pacientes, el acortamiento óseo en el 15% y la fractura espontánea en el 20%-26% de los casos publicados 3, 7 .

Se han descrito 5 patrones de encondromas: acral, regional, unilateral, multifocal y generalizado, pudiendo, como en nuestro caso, existir patrones mixtos. No es raro la coexistencia en la misma región de alteraciones vasculares y óseas 4 , que también podían apreciarse en nuestra paciente.

Las lesiones vasculares suelen corresponder a hemangiomas cavernosos, si bien se han descrito neoformaciones capilares linfáticas, pero muy especialmente hemangioendotelioma de células fusiformes 2, 3, 8, 9 , ya que la mayoría de los pacientes con este síndrome presentan este tipo de lesión vascular hoy denominado hemangioma de células fusiformes10, 11 . Clínicamente se caracterizan por la presencia de tumores subcutáneos que pueden dar a la piel un color azulado, son blandos y desaparecen con la presión o con la elevación del miembro. Su número puede ser muy variable y tener una distribución uni o bilateral, habiéndose descrito afectación visceral: leptomeninges, ojos, faringe, intestino, lengua, tráquea y huesos12-16 , lo que justifica la realización de técnicas de diagnóstico de imagen como la tomografía axial computarizada o la resonancia nuclear magnética.

En una ocasión se ha descrito coexistencia de hemangiomas con linfagiomas 17 .

Aunque la presencia de fracturas espontáneas y deformaciones óseas ya le dan trascendencia al síndrome, éste se ve agravado por la tendencia a la asociación de tumores malignos, ya referida desde la primera descripción de Maffucci. Los porcentajes de malignización han sido variables según las distintas series estudiadas; así, Lewis y Ketchman 2 lo encontraron en el 23% y Kaplan et al3 en el 30%; mucho más pesimista es la opinión de Schawartz et al, que piensan que «con el tiempo la presencia de lesiones malignas se acerca al 100%18 ». El tumor maligno más frecuentemente descrito es el condrosarcoma, que aparece hasta el 37% de los pacientes3 y generalmente lo hace sobre lesiones previas de encondroma, aunque también pueden presentarse como tumores primitivos. Su edad de aparición es muy amplia, habiéndose descrito casos entre el espectro de los 13 y 69 años, estableciéndose la media en los 40 años2 ; el signo más evocador es el de la aparición de dolor, por lo que es recomendable proceder a la realización de estudios radiológicos y biopsia y extirpación si el enfermo refiere este síntoma. Se han publicado otra serie de tumores asociados al síndrome de Maffucci como astro-citoma, adenocarcinoma pancreático, hepático y biliar, fibrosarcoma ovárico y leucemia mieloide crónica, así como degeneración de los propios tumores vasculares (hemangiosarcoma y hemolinfangiosarcoma) 2, 3, 19 . Un hecho habitual es que los pacientes con síndrome de Maffucci puedan desarrollar más de un tumor maligno, siempre de origen mesodérmico; de hecho Kaplan et al3 encontraron 49 tumores en 31 enfermos. Por todo ello es necesario incluir el síndrome de Maffucci entre los síndromes con tendencia a la producción de tumores malignos.

Aunque el diagnóstico diferencial de síndrome de Maffucci no crea en principio muchas dificultades, habría que hacerlo con otras angiomatosis como el blue rubber bleb nevus, el síndrome de Klippel-Trenaunay, el síndrome de Gorham e incluso el sarcoma de Kaposi; sin embargo, las mayores dificultades las plantea con el síndrome de Ollier, o discondroplasia de Ollier, caracterizado por la presencia de encondromas, semejantes a los del Maffucci, y que como ellos pueden degenerar a condrosarcomas. En definitiva, ambos síndromes comparten las mismas características a excepción de los hemangiomas, lo que obliga a la realización de estudios profundos para establecer uno u otro diagnóstico, a pesar de lo cual no siempre logra establecerse 20 .

La poca frecuencia de este síndrome, como comentan Roson et al 4 , hace que existan muchas incógnitas sobre el mismo, de ahí el interés de comunicar todos los casos encontrados y tratar de agruparlos en series amplias para llegar a conocerlo mejor.

Bibliografía

1.Maffucci A. Di un caso di enchondroma ed angioma múltiplo. Movimiento Medico-Shirurgico 1881;XIII:339.
2.Lewis RJ, Ketcham AS. Maffucci's síndrome; functional and neoplastic significance. Case report and review of the literature. J Bone Joint Surg 1973;55-A:1465-79.
3.Kaplan RP, Wang JT, Amron DM, Kaplan L. Maffucci's syndrome: two cases reports with a literature review. J Am Acad Dermatol 1993;29:894-9.
Medline
4.Roson E, Labanderia J, Toribio J. Síndrome de Maffucci. Actas Dermosifiogr 1998;89:253-5.
5.Arnedo JL, Sánchez Carazo JL, Vilata JJ, Aliaga A. Angiocondromatosis o enfermedad de Maffucci. Actas Dermosifiliogr. 1985;76 Supp 1:16-7.
6.Matsumoto N, Fukushima T, Tomonaga M, Imamura M. Maffucci's syndrome with intracranial manifestation and chromosome abnormalities. A case report. No Shinkey Geka 1986;14:403-10.
7.Anderson IF. Maffucci's syndrome. S Afr Med J 1965; 39:1066-70.
Medline
8.Pellegrini AE, Drake RD, Qualman SJ. Spindle cell hemangioendothelioma: a neoplasm associated with Maffucci's syndrome. J Cutan Pathol 1995;22:173-6.
Medline
9.Yáñez S, Val-Bernal JF, Mira C, Echevarría MA, González-Vela MC, Arce F. Spindle cell hemangioendotheliomas asso-ciated with multiple skeletal enchondromas; a variant of Maffucci's syndrome. Gen Diagn Pathol 1998; 143:331-5.
Medline
10.Fanburg JC, Meis-Kiindblom JM, Rosengerg AE. Multiple enchondromas associated with spindle-cell hemangioendotheliomas. An overlooked variant of Maffucci's syndrome. Am J Surg Pathol 1995 1995;19:1029-38.
11.Perkins P, Weiss SW. Spindle cell hemangioendothelioma. An analysis of 78 cases with reassessment of its pathogenesis and biologic behavior. Am J Surg Pathol 1996;20: 1196-204.
Medline
12.Cremer H, Gullota F, Wolf L. The Maffucci-Kast syndrome; dyschondroplasia with hemangiomas and frontal lobe astrocytoma. J Cancer Res Clin Oncol 1981;101:231-7.
Medline
13.Johnson TE, Nasr AM, Nalbandian RM, Cappelen-Smith J. Enchondromatosis and hemangioma (Maffucci's syndrome) with orbital involvement Am J Ophtalmol 1990; 110:153-9.
14.Loewinger RJ, Lichtenstein JR, Dodson WE, Eisen AZ. Maffucci's syndrome: a mesenchymal dysplasia and multiple tumour syndrome. Br J Dermatol 1977;96:317-22.
Medline
15.Tisley DA, Burden PW. A case of Maffucci's sindrome. Br J Dermatol 1981;105:331-6.
Medline
16.Hall BD. Intestinal hemangiomas and Maffucci's syndrome (Letter). Arch Dermatol 1972;105:608.
Medline
17.Suringa DW.R, Ackerman AB. Cutaneous lymphangiomas with dyschondroplasia (Maffucci's syndrome). Arch Dermatol 1970;101:472-4.
Medline
18.Schwartz HS, Zimmerman NB, Simon MA, Wroble RR, Millar EA, Bonfiglio M. The malignant potential of enchondromatosis. J Bone Joint Surg Am 1987;69:269-74.
Medline
19.Davidson TI, Kissin MW, Bradish CF, Westbury G. Angiosarcoma arising in a patient with Maffucci's syndrome. Eur J Surg Oncol 1985;11:381-4.
Medline
20.Frost JF, Caplan RM. Cutaneous hemangiomas and disappearing bones. Arch Dermatol 1965;92:501-8.
Medline