Actas Dermo-Sifiliográficas Actas Dermo-Sifiliográficas
Actas Dermosifiliogr. 2003;94:184-5. - Vol. 94 Núm.03

Nevo flámeo adquirido

Francisco Urbinaa, Carolina Posadaa, Cecilia Plazaa

a Unidad de Dermatología Occidente. Facultad de Medicina. Universidad de Chile.

Palabras clave

nevo flámeo adquirido, mancha de vino de Oporto adquirida.

Resumen

Mientras que el nevo flámeo adquirido es un trastorno relativamente común, la forma adquirida es infrecuente y algunos de los casos descritos se han relacionado con traumatismos en la zona afectada. Presentamos un caso de nevo flámeo adquirido de naturaleza idiopática en el que no se detectaron factores precipitantes.

Artículo

INTRODUCCION

Los trastornos vasculares son las lesiones cutáneas observadas con más frecuencia en los recién nacidos1. Entre ellos se encuentran los nevos flámeos, lesiones benignas de origen congénito debidas a malformación de los plexos vasculares de la dermis2.

La mancha de vino de Oporto o nevo flámeo se observa sólo en el 0,3 a 1,4 % de los recién nacidos1,3. Se localiza preferentemente en la cara, en el territorio inervado por el trigémino, aunque puede encontrarse en cualquier parte del cuerpo. En contraste con la mancha de salmón3-5, tiende a oscurecerse y elevarse con los años, adquiriendo un aspecto nodular.

Los nevos flámeos adquiridos son lesiones de presentación infrecuente, similares a las descritas anteriormente, pero que aparecen después del nacimiento.

DESCRIPCION DEL CASO

Una mujer de 64 años de edad consultó por presentar desde hacía 2 años una mácula eritematosa en la región infraclavicular izquierda, asintomática, que había aumentado progresivamente de tamaño, y se había extendido al cuello y región mamaria de ese lado. No existían antecedentes de traumatismo en la zona ni de ingesta de medicamentos o anticonceptivos.

Al examen presentaba una mácula eritematosa compuesta por numerosas telangiectasias que tendía a desaparecer a la compresión y que se extendía desde la cara lateral izquierda del cuello hacia la región infraclavicular izquierda y mamaria de ese lado (fig. 1).

Fig. 1.--Mácula eritematosa-telangiectásica desde la cara lateral izquierda del cuello hacia las regiones infraclavicular y mamaria de ese lado.

Se realizó una biopsia de la lesión, cuyo estudio histopatológico mostró una piel delgada, con atrofia epidérmica y con vasos dilatados en la dermis papilar y reticular revestidos por un endotelio de una capa celular sin atipias (fig. 2).

Fig. 2.--Vasos dilatados en la dermis papilar y reticular (HE, x100).

No se realizó ningún tratamiento sobre la lesión.

DISCUSION

La etiopatogenia del nevo flámeo es desconocida. En los últimos años se ha sugerido que se produciría por un defecto en la modulación simpática del tono vascular, por déficit de maduración en el caso de las lesiones congénitas y por pérdida de función en las lesiones adquiridas6. Estas últimas se han descrito en algunos pacientes con antecedente de traumatismo o lesiones locales en la zona de la lesión7,8, y se ha planteado que un proceso reparativo alterado de los vasos dañados tras el traumatismo originaría la atrofia dérmica perivascular o una contractilidad defectuosa de las paredes del vaso, que resultaría en la formación de telangiectasias8. Sin embargo, existen otros casos sin antecedente de traumatismo previo; en una reciente revisión de la literatura médica al respecto9 se reunieron 59 casos de nevo flámeo adquirido de los que sólo 17 (29 %) se relacionaban con un traumatismo; la edad promedio de los casos fue de 24-16 años con un leve predominio femenino.

Otros posibles factores precipitantes que se han relacionado con la aparición de la lesión incluyen el uso de anticonceptivos orales10, hiperestrogenismo asociado11, existencia de malformación arteriovenosa central asociada12, herpes zóster reciente13, exposición al sol2 o frío intenso14 en intervenciones quirúrgicas en la zona afectada15. En el presente caso no se detectaron posibles causas desencadenantes, pudiendo clasificarse entre los diversos descritos con origen idiopático16.

Respecto al tratamiento de las lesiones, el empleo de distintas modalidades de láser ha dado resultados satisfactorios16-18.

Bibliografía

1.Osburn K, Schosser RH, Everett MA. Congenital pigmented and vascular lesions in newborn infants. J Am Acad Dermatol 1987;16:788-92.
Medline
2.Pasyk KA. Acquired lateral telangiectatic nevus: Port wine stain or nevus flammeus. Cutis 1993;51:281-3.
Medline
3.Tsai FJ, Tsai CH. Birthmarks and congenital skin lesions in chinese newborns. J Formos Med Assoc 1993;92:838-41.
Medline
4.Mallory SB. Neonatal skin disorders. Pediatr Clin North Am 1991;38:745-61.
Medline
5.Rivers JK, Frederiksen PC, Dibdin C. A prevalence survey of dermatoses in the australian neonate. J Am Acad Dermatol 1990;23:77-81.
Medline
6.Rosen S, Smoller B. Port-wine stains: A new hypothesis. J Am Acad Dermatol 1987;17:164-6.
Medline
7.Colver GB, Ryan TJ. Acquired port-wine stain. Arch Dermatol 1986;122:1415-6.
Medline
8.Tsuji T, Sawabe M. A new type of telangiectasia following trauma. J Cuthan Pathol 1988;15:22-6.
9.Adams BB, Lucky AW. Acquired port-wine stains and antecedent trauma. Case report and review of the literature. Arch Dermatol 2000;136:897-9.
Medline
10.Goldman L. Oral contraceptives and vascular anomalies. Lancet 1970;2:108-9.
Medline
11.Brinkmann W. Acquired nevus flammeus. Z Hautkr 1981;56:1334-40.
Medline
12.Requena L, Escalonilla P, Sarasa JL, et al. Acquired zosteriform naevus flammeus: A cutaneous marker of central nervous system angiomatosis. Acta Derm Venereol (Stockh) 1996;76:165-6.
13.Kuhlhoff A. Naeviforme teleangiektasien nach Herpes zoster, Flegeler-syndrom? Z Hautkr 1974;49:582-3.
Medline
14.Niemand-Andersen I. Naevus flammeus tardivus (attributed to cold?). Z Hautkr 1952;12:251-6.
15.Urbina F, Sandoval R. Nevus flammeus adquirido iatrogénico. Arch Argent Dermatol 1997;47:269-71.
16.Dinehart SM, Parker RK, Herzberg AJ, Pappas AJ. Acquired port-wine stains. Int J Dermatol 1995;34:48-52.
Medline
17.Lanigan SW. Acquired port wine stains: Clinical and psychological assessment and response to pulsed dye laser therapy. Br J Dermatol 1997;137:86-90.
Medline
18.Johnson SC, Hanke CW. Unilateral acquired nevus flammeus in women. Cutis 2001;67:225-8.
Medline