Actas Dermo-Sifiliográficas Actas Dermo-Sifiliográficas
Actas Dermosifiliogr. 2012;103:243-4. - Vol. 103 Núm.03 DOI: 10.1016/j.ad.2011.02.020

Medusa, ¿picadura o tatuaje?

C. Abellanedaa,, R. Navarraa, M.T. Martín-Urdaa, M. Gómeza

a Servicio de Dermatología, Hospital Municipal de Badalona, Barcelona, España

Artículo

Sr. Director:

Las medusas son animales invertebrados marinos. Se dividen en 4 grupos: hydrozoa (carabela portuguesa), scyphozoa (medusa verdadera), cubozoa (Chironex fleckeri o avispa de mar, considerada la más tóxica) y anthozoa (anémonas marinas y corales)1.Las medusas son las responsables más frecuentes de los envenenamientos adquiridos en los baños en el mar. Las medusas poseen tentáculos formados por células urticantes, o nematocistos, que usan para capturar presas y como forma de defensa. Estas células contienen una cápsula con un filamento tóxico. Al contacto con una presa los filamentos inyectan el veneno. La toxicidad de la picadura de la medusa varía según la especie. La mayoría de las medusas que encuentran los bañistas provocan picaduras dolorosas y con una sensación de ardor, que suelen ser pasajeras. Sin embargo, se aconseja a los bañistas inmediatamente salir del agua, porque existe la posibilidad de padecer un shock anafiláctico y ahogarse.

Presentamos el caso de una mujer de 46 años de edad, sin antecedentes personales de interés, que consultó por presentar una lesión cutánea en pierna derecha de 24h de evolución que le había apercido tras un baño en el mar. La paciente explicaba que el cuadro empezó en forma de un dolor urente y brusco y en unos minutos empezaron a aparecer los signos propios de la inflamación. Debido a que las molestias no remitían sino que progresaban acudió a la consulta.

En la exploración física presentaba pápulas eritematosas confluyentes dibujando la forma de una medusa y una ligera inflamación del tejido perilesional y subyacente (Figura 1). El resto de la exploración física resultó normal. Con el diagnóstico inicial de picadura de medusa no complicada se pautó una crema de corticoide de potencia media y antihistamínicos orales. Sin embargo, la inflamación continuó progresando hasta provocar una celulitis secundaria que abarcó prácticamente toda la pierna y que obligó a pautar antibióticos y antiinflamatorios sistémicos. A los 15 días la inflamación había remitido dejando una leve hiperpigmentación residual que se resolvió espontáneamente en los meses siguientes.

Placa inflamatoria en la pierna en la que se dibuja la forma de la medusa.

Figura 1. Placa inflamatoria en la pierna en la que se dibuja la forma de la medusa.

Las reacciones que aparecen tras el envenenamiento por medusas se dividen en 3 grupos: reacciones alérgicas inmediatas, reacciones tóxicas inmediatas y alérgicas retardadas2. La muerte por picadura aparece por un mecanismo de hipersensibilidad o por efecto de varias toxinas sobre el sistema cardiovascular, respiratorio o hepático3.

Las reacciones locales inmediatas sobre la piel afecta por picadura de medusas se caracterizan por quemazón y prurito. La intensidad de estos síntomas difiere según las distintas especies. La afectación del tejido blando perilesional es común. Es frecuente el patrón de presentación en forma de pápulas eritematosas y pápulo-vesículas en «latigazo».

También han sido referidas reacciones vasculares (en forma de isquemia por vasoespasmo y tromboflebitis de los vasos subyacentes) y linfáticas regionales (en forma de inflamación de los ganglios locorregionales).

Otras reacciones menos comunes comunicadas son el angioedema, las reacciones recurrentes, las dermatitis de contacto y la urticaria papular.

Las reacciones retardadas y las persistentes, aunque son poco conocidas, no son infrecuentes4, 5.

El tratamiento médico depende del tipo de reacción. En las reacciones cutáneas no complicadas se realiza tratamiento sintomático con corticoides tópicos y antihistamínicos orales con buena respuesta en pocos días.

En cuanto a los consejos a pie de playa lo más importante es tener en cuenta las medidas encaminadas a evitar la liberación de las sustancias urticantes: evitar frotar la zona, evitar limpiar la zona con agua dulce (sí con agua salada), evitar el contacto directo con hielo (sí es útil aplicar hielo usando una bolsa de plástico), evitar aplicar sobre la zona orina o bebidas alcohólicas (ya que pueden cambiar el pH y activar los nematocistos). La aplicación de vinagre, solución concentrada 1:1 de bicarbonato sódico o solución saturada de sulfato magnésico en una solución de cloruro sódico es útil dependiendo de la especie de medusa que ha originado la picadura.

Las reacciones por picadura de medusas son muy frecuentes en época estival en nuestro litoral. Por este motivo, y aunque éstas suelen ser locales y pasajeras, consideramos que es importante saber manejarlas y conocer la existencia de otras reacciones menos comunes para poder diagnosticarlas de forma correcta y tratarlas precozmente.

Autor para correspondencia. cabellaneda@comb.cat

Bibliografía

1.Cheng D, Dattaro JA, Yakobi R: Jellyfish stings. emedicine. [consutado 29/4/2010]. Disponible en:http://www.emedicine.com/derm,/topic199.htm.
2.Sintuu C, Richard AJ: Coelenterate and jellyfish envenomations. emedicine. [consutado 29/4/2010]. Disponible en:http://www.emedicine.com/emerg,/topic199.htm.
3.Burnett JW, Calton GJ, Burnett HW. Jellyfish envenomation syndromes. J Am Acad Dermatol. 1986; 14:100-6.
Medline
4.Reed KM, Bronstein BR, Baden HP. Delayed and persistent cutaneous reactions to coelenterates. J Am Acad Dermatol. 1984; 10:462-6.
Medline
5.Veraldi S, Carrera C. Delayed cutanenous reaction to jellyfish. In J Dermatol. 2000; 39:28-9.