Actas Dermo-Sifiliográficas Actas Dermo-Sifiliográficas
Actas Dermosifiliogr. 2002;93:118-21. - Vol. 93 Núm.02

Fusariosis diseminada en paciente con leucemia mieloblástica aguda

Susana Córdoba Guijarroa, Agustín Acevedo Barberáb, Rosario Serrano Pardob, Ricardo Ruiz Rodrígueza

a Unidad de Dermatología. Clínica Ruber. Madrid.
b Unidad de Anatomía Patológica. Clínica Ruber. Madrid.

Palabras clave

leucemia, inmunodepresión, hongos, Fusarium.

Resumen

Fusarium es un género de hongos de distribución universal, patógenos habituales de animales y plantas. Son agentes causales de infecciones graves en pacientes inmunodeprimidos, siendo éstas de difícil tratamiento y mal pronóstico. Presentamos el caso de un paciente de 62 años diagnosticado de leucemia mieloide aguda tipo M1-M2 secundaria a síndrome mielodisplásico que recibió tratamiento con quimioterapia y antibioterapia de amplio espectro y anfotericina B por cuadro febril sin foco aparente. El día +35 de quimioterapia se observaron en la espalda, brazos, muslos y cara escasas lesiones papulonodulares, eritematovioláceas, mal delimitadas, asintomáticas, algunas de ellas con centro necrótico, de 3­4 días de evolución, acompañadas de fiebre y mal estado general. La analítica demostró anemia, neutropenia y trombopenia. La radiografía de tórax mostró una condensación en hilio derecho y lóbulo superior izquierdo. La biopsia cutánea mostró la presencia de abundantes elementos fúngicos en dermis papilar y reticular, acompañados de una mínima respuesta inflamatoria. En el cultivo de la biopsia cutánea se identificó un hongo del género Fusarium. Se añadió al tratamiento previo itraconazol, sin mejoría. Las lesiones cutáneas y la sintomatología general mejoraron coincidiendo con el tratamiento con factor estimulante de colonias de granulocitos y la recuperación de la neutropenia, llegando el paciente a quedar asintomático.

Artículo

INTRODUCCIÓN

Fusarium es un género de hongos del suelo, de distribución universal, ubicuos y de gran importancia económica por ser patógenos habituales de animales y plantas 1, 2 . Ocasionalmente producen infecciones oportunistas en el hombre.

Las infecciones causadas por este género de hongos se incluyen dentro de las producidas por hongos que presentan hifas hialinas septadas, por lo que se denominan de forma genérica hialohifomicosis 3 .

La clínica relacionada con los hongos del género Fusarium puede ser muy variada. Así se han descrito desde cuadros sistémicos tóxicos por ingestión de alimentos contaminados con micotoxinas hasta verdaderas infecciones 1 .

Éstas pueden ser infecciones en pacientes inmunocompetentes relacionadas con la presencia de cuerpos extraños que el hongo tendría capacidad de invadir, como lentillas, catéteres de diálisis o venosos 2, 4 . Además dan lugar a infecciones localizadas, las más habituales son onicomicosis, colonización de quemaduras y úlceras en diabéticos5 . También pueden producir afectación localizada de otros órganos como el ojo, los senos paranasales, el hueso o el oído2 . En pacientes inmunodeprimidos dan lugar a infecciones diseminadas graves y de difícil tratamiento.

DESCRIPCION DEL CASO

Paciente varón de 62 años, diagnosticado de leucemia mieloblástica aguda tipo M1-M2 secundaria a síndrome mielodisplásico. Realizó tratamiento con distintas pautas de quimioterapia por falta de respuesta hematológica, además de antibioterapia de amplio espectro y anfotericina B, desde el día +19 de quimioterapia, por cuadro febril sin foco aparente.

En el día +35 de quimioterapia se observaron múltiples lesiones de aproximadamente 10-12 días de evolución. Estas lesiones, papulonodulares, bien delimitadas, alguna de ellas con centro necrótico, salpicadas en tronco y miembros, eran asintomáticas y estaban infiltradas a la palpación (fig. 1). El cuadro se acompañaba de fiebre, mal estado general y debilidad muscular.

Fig. 1.--Lesiones nodulares, eritematosas, mal delimitadas, de centro necrótico en brazo.

En la analítica destacaban anemia (hemoglobina 9,7 g/dl), intensa leucopenia (leu 200/mm 3 ) y trombopenia (plaquetas 800/mm3 ). En la placa de tórax se observó un infiltrado parenquimatoso en hilio derecho y lóbulo superior derecho. El ecocardiograma, la ecografía abdominal y la radiografía de senos fueron normales.

La biopsia de piel mostró discreta espongiosis y exocitosis linfocitaria en la epidermis, observándose en dermis papilar y reticular una intensa infiltración por elementos fúngicos en forma de hifas tabicadas y no tabicadas, en ocasiones bifurcadas, y por estructuras de tipo levaduriforme (fig. 2). Estas hifas tenían afinidad por las paredes vasculares a las que invadían (fig. 3). La respuesta inflamatoria acompañante es prácticamente nula. En el cultivo de la biopsia cutánea se identificó un hongo del género Fusarium, siendo los hemocultivos, cultivos del catéter y de esputo negativos.

Fig. 2.--Intensa infiltración por elementos fúngicos en dermis media y profunda (H&E).

Fig. 3.--Detalle de los hongos invadiendo la pared un vaso (PAS)

Se añadió itraconazol al tratamiento previo con anfotericina B, sin mejoría e incluso con aparición de nuevas lesiones.

El paciente recibió posteriormente factor estimulante de colonias de granulocitos por su proceso hematológico de base, observándose la desaparición progresiva de las lesiones y la mejoría de su situación general coincidiendo con la recuperación de la neutropenia, llegando a quedar asintomático. Actualmente el paciente muestra signos de síndrome mielodisplásico, no habiendo presentado nuevas lesiones cutáneas ni síntomas sistémicos de infección fúngica.

DISCUSION

La infección diseminada por Fusarium fue descrita por primera vez en 1973 5 , desde entonces se han publicado unos 80 casos en pacientes inmunodeprimidos (el 90% enfermos hematológicos)4, 6, 8-14 .

Clínicamente se caracteriza por la presencia de fiebre, lesiones cutáneas y mialgias, habitualmente en pacientes que ya están recibiendo tratamiento antifúngico 9 . Se asocia además afectación de casi cualquier órgano, siendo los más frecuentemente afectados la sangre y el pulmón2 .

La puerta de entrada del hongo en la infección diseminada suele ser difícil de establecer. Los catéteres venosos centrales, el aparato digestivo y la piel en el caso de úlceras o quemaduras se han considerado posibles vías a partir de las cuales se diseminaría la infección. La alta tasa de afectación pulmonar observada en los pacientes con fusariosis diseminada ha hecho considerar en este órgano como otra posible puerta de entrada de la infección 11 .

Las lesiones cutáneas aparecen hasta en el 70% de los casos, pudiendo ser clínicamente muy variadas. Se han descrito máculas eritematosas 13 , nódulos15 sin o con necrosis como en nuestro caso, lesiones purpúricas o pústulas14 .

Ante este cuadro clínico, muy sugestivo de infección sistémica por un hongo, en un paciente inmunodeprimido debemos hacer diagnóstico diferencial con la aspergilosis sistémica, infección, por otra parte, más habitual. Clínica e histológicamente la fusariosis y la aspergilosis sistémicas son prácticamente indistinguibles. Las lesiones cutáneas son menos frecuentes en la aspergilosis, en la que aparecen sólo en un 20% a 25% de los casos, y el Aspergillus es más difícil de aislar que
el Fusarium. El cultivo es imprescindible para hacer el diagnóstico definitivo 3, 9, 16 . Aunque es relativamente fácil aislar Fusarium en hemocultivos, siendo hasta el 50% de los hemocultivos positivos, es muy difícil la identificación de la especie.

El tratamiento de la fusariosis diseminada continúa siendo controvertido12. La mayoría de los aislamiento son resistentes in vitro a anfotericina B, flucitosina e imidazoles1,17. En casos aislados se ha utilizado rifampicina, itraconazol, griseofulvina y recientemente terbinafina con resultados variables16,18. A pesar de las resistencias observadas in vitro, la anfotericina B a altas dosis continúa siendo el tratamiento de elección, utilizándose las nuevas formas liposomales por su menor toxicidad10,14.

El pronóstico de la infección diseminada es malo, con una mortalidad de hasta el 70%. El uso de antifúngicos profilácticos en pacientes inmunodeprimidos no parece mejorar el pronóstico, pues teóricamente podría seleccionar cepas resistentes 2 . La evolución de la infección está directamente relacionada con las cifras de neutrófilos y la recuperación de la neutropenia parece ser el único factor que mejora el pronóstico2, 11, 15-17, 19 .

El éxito del tratamiento parece no depender tanto del tratamiento en sí mismo como de la recuperación de las defensas del huésped. Así la mejoría clínica suele coincidir con la recuperación de la neutropenia, por lo que algunos autores proponen la utilización de factores estimulantes de colonias en el tratamiento de estos pacientes 2, 14, 17, 19 . Los sucesivos ciclos de quimioterapia a los que son sometidos los enfermos hematológicos pueden determinar reactivaciones de la infección fúngica, coincidiendo con la reaparición de la neutropenia.

Hemos presentado un caso de fusariosis diseminada en un paciente hematológico en tratamiento con quimioterapia. Queremos destacar la evolución favorable observada en este caso, que contrasta con lo publicado en la literatura. Evolución que probablemente esté más en relación con la recuperación de la neutropenia que con el tratamiento antifúngico administrado.

Bibliografía

1.Nelson PE, Dignan MC, Anaissie EJ. Taxonomy, biology and clinical aspects of Fusarium species. Clin Microbiol Rev 1994;7:479-504.
Medline
2.Guarro J, Gene J. Opportunistic fusarial infections in humans. Eur J Clin Microbiol Infect Dis 1995;14:741-54.
Medline
3.Ajello L. Hyalohyphomycosis and phaeohyphomicosis: two global disease entities of public health importance. Eur J Epidemiol 1986;2:243-51.
Medline
4.Freidank H. Hyalophyphomicosis due to Fusarium spp. Two case reports and review of the literature. Mycoses 1995; 38:69-74.
Medline
5.Alegre MA, Puig L, Alonso C, Costa I, de Moragas JM. Infección de herida quirúrgica por Fusarium solani. Actas Dermosifiliogr 1995;86:681-4.
6.Cho CT, Vats TS, Lowman JT, Bradsberg JN, Tosh FE. Fusarium solani infection during treatment for acute leukemia. J Ped 1973;83:1028-30.
7.Nucci M, Spector N, Lucena S, Bacha PC, Pulcheri W, Lamosa A, et al. Three cases of infection with Fusarium species in neutropenic patients. Eur J Clin Microbiol Infect Dis 1992;11:1160-2.
Medline
8.Caux F, Aractingi S, Barumann H, Reygagne P, Dombret H, Romand S, et al. Fusarium solani cutaneous infection in a neutropenic patient. Dermatology 1993;186:232-5.
Medline
9.Smith AG, Bustamante CI, Wood C. Disseminated cutaneous and vascular invasion by Fusarium moniliforme in a fatal case of acute lymphocytic leukemia. Mycopathology 1993;122:15-20.
10.Martino P, Gastaldi R, Raccah R, Girmenia C. Clinical patterns of Fusarium infections in immunocompromised patients. J Infect 1994;28:7-15.
Medline
11.Peltroche-Llacsahuanga H, Manegold E, Kroll G, Haase G. Case report. Pathohistological findings in a clinical case of disseminated infection with Fusarium oxysporum. Mycoses 2000;43:367-72.
Medline
12.Rabodonirina M, Piens MA, Monier MF, Guého E, Fiére D, Mojon M. Fusarium infections in immunocompromised patients: case reports and literature review. Eur J Clin Microbiol Infect Dis 1994;13:152-61.
Medline
13.Hansson C, Rosen K, Braide I. Fusarium infection with unusual skin lesions in a patient with acute lymphocytic leukemia. Dermatology 1995;191:333-5.
Medline
14.Prins C, Chavaz P, Tamm K, Hauser C. Ecthyma gangrenosum-like lesions: a sing of disseminated fusarium infection in the neutropenic patient. Clin Exo Dermatol 1995; 20:428-30.
15.Bushelman SJ, Callen JP, Roth DN, Cohen LM. Disseminated Fusarium solani infection. J Am Acad Dermatol 1995; 32:346-51.
Medline
16.Hennequin C, Lavarde V, Poirot JL, Rabodonirina M, Datry A, Aractingi S, et al. Invasive Fusarium infections; a retrospective survey of 31 cases. J Med Vet Mycol 1997; 35:107-14.
Medline
17.Musa MO, Al Eisa A, Halim M, Sahovic E, Gyger M, Chaudhri N, et al. The spectrum of Fusarium infection in immunocompromised patients with haematological malignancies and in non immunocompromised patients: a single institucion experience over 10 years. Br J Haematol 2000;108:544-8.
Medline
18.Fang C, Chang SC, Tang IL, Hsueh PR, Chang YL, Hung CC, et al. Fusarium solani fungemia in a bone marrow transplant recipient. J Formos Med Assoc 1997;96:129- 33.
Medline
19.Boutati EI, Anaisse EJ. Fusarium, a significant emerging pathogen in patients with hematologic malignancy; ten years experience at a cancer center and implications for management. Blood 1977;90:999-1003.
Medline