Actas Dermo-Sifiliográficas Actas Dermo-Sifiliográficas
Actas Dermosifiliogr. 2004;95:574-7. - Vol. 95 Núm.09

Criptococosis cutánea primaria asociada a oncotaxia en un paciente inmunodeprimido

Marta Ballesteroa, Irene Garcíaa, Esteban Daudéna, Javier Sánchez-Péreza, Teresa Iscarb, Javier Fragab, Amaro García-Díeza

a Servicio de Dermatología y Anatomía Patológica. Hospital Universitario de La Princesa. Madrid. España.
b Servicio de Dermatología. Hospital Universitario de La Princesa. Madrid. España

Palabras clave

criptococosis, leucemia linfática, oncotaxia.

Resumen

La criptococosis es una infección oportunista causada por Cryptococcus neoformans que afecta principalmente a pacientes inmunodeprimidos. Se presenta un varón de 72 años diagnosticado de leucemia linfática crónica tipo B asociada a hipogammaglobulinemia, tratado con ciclofosfamida, vincristina y prednisona. Consultó por la presencia de una lesión tuberosa asintomática en el muslo, la cual evolucionó hacia la ulceración. No refería traumatismo previo ni contacto con palomas. La biopsia cutánea demostró una reacción granulomatosa con numerosos hongos asociada a un fenómeno de oncotaxia. En el cultivo de la lesión se aisló C. neoformans. No se objetivó afectación sistémica. Con el diagnóstico de criptococosis cutánea primaria se realizó tratamiento con fluconazol que condujo a la curación. Destaca su asociación a una leucemia linfática crónica de tipo B y la coexistencia con un fenómeno de oncotaxia.

Artículo

INTRODUCCIÓN

La criptococosis es una infección oportunista causada por Cryptococcus neoformans , un hongo encapsulado, que se encuentra en excrementos de aves y murciélagos, frutas, vegetales y en la tierra 1,2 . La principal puerta de entrada del agente infeccioso es la vía respiratoria. En los pacientes inmunocompetentes, habitualmente la infección se limita a esta localización, desarrollando, en algún caso, una sintomatología y una traducción radiológica escasa con resolución espontánea. En los pacientes con inmunosupresión celular (síndrome de inmunodeficiencia adquirida [SIDA], leucemia o linfoma, trasplantados y pacientes tratados durante un largo periodo de tiempo con esteroides y/o inmunosupresores) la infección puede diseminarse por vía hematógena y afectar a otros órganos, principalmente el sistema nervioso central (SNC) y la piel 3 . Las lesiones cutáneas secundarias aparecen entre el 10 y el 20 % de los casos, entidad conocida como criptococosis cutánea secundaria (CCS) 4,5 .

La criptococosis cutánea primaria (CCP) suele afectar a pacientes inmunodeprimidos, tras inoculación directa. Su diagnóstico se basa en la identificación de

C. neoformans en una biopsia o cultivo de la lesión cutánea, asociada a criterios clínicos (la existencia de un síndrome chancriforme) o histológicos (lesiones confinadas a la piel y el tejido celular subcutáneo), ambos con ausencia de diseminación, considerando que la linfadenopatía regional no se considera criterio de diseminación6 .

Se presenta un paciente con leucemia linfática crónica tipo B que desarrolló una CCP asociada a un fenómeno de oncotaxia.

DESCRIPCIÓN DEL CASO

Un varón de 72 años presentaba, desde 1998, una leucemia linfática crónica (LLC) tipo B en estadio I que progresó a estadio III asociada a hipogammaglobulinemia. Desde su detección recibió tratamiento con 13 ciclos de clorambucilo y esteroides y, posteriormente, tres ciclos de ciclofosfamida, vincristina y prednisona hasta enero de 2002, asociados a gammaglobulina, con respuesta parcial. En marzo de 2002 el paciente presentó, en la cara anterior del muslo izquierdo, una lesión tuberosa de 2 meses de evolución, del color de la piel normal, asintomática, que había ido aumentando lentamente de tamaño, ulcerándose en su centro y adquiriendo una coloración vinosa en los bordes (fig. 1). No refería síntomas sistémicos acompañantes ni antecedentes de riesgo como traumatismo local o contacto con aves. Había realizado tratamiento antibiótico sistémico sin mejoría. En la exploración física no presentaba adenopatías regionales ni focalidad neurológica.

Fig. 1. Lesión tuberosa en el muslo.

Fig. 2. Reacción inflamatoria granulomatosa. (Hematoxilina-eosi-na, ×100.)

El estudio histopatológico de la lesión mostró una extensa ulceración epidérmica. En la dermis subyacente se observaba una extensa necrosis que se extendía al tejido celular subcutáneo, bordeada por una reacción inflamatoria granulomatosa con abundantes histiocitos, células gigantes multinucleadas, linfocitos, neutrófilos y eosinófilos (fig. 2). Tanto en el centro necrótico como en el borde granulomatoso se reconocían numerosos criptococos intracelulares y extracelulares (fig. 3). Así, se identificaban estructuras levaduriformes rodeadas por una gruesa cápsula ópticamente positiva con el azul alcián. En uno de los extremos podían distinguirse unos infiltrados de células linfoides de estirpe B, de aspecto maduro, monomorfas e hipercromáticas, CD20 y CD23 positivas, correspondientes a un infiltrado de células leucémicas (fig. 4). En el cultivo para hongos de la lesión se aisló C. neoformans .

Fig. 3.Criptococos intracelulares y extracelulares. (PAS, ×400.)

Fig. 4. Infiltrado nodular de linfocitos B (CD23+), compatible con oncotaxia. (Inmunoperoxidasa, ×200.)

En las pruebas complementarias destacaban leucocitos (10.390/l) con linfocitosis (55,80 %). El 49 % de las células presentaban marcadores de estirpe B (CD20, CD5, CD23) y el 36 % de estirpe T (CD4); plaquetas, 96.000/l; bilirrubina total, 1,40 mg/dl; transaminasa glutamicooxalacética (GOT), 44 U/l; lacticodeshidrogenasa (LDH), 626 U/l; e hipogammaglobulinemia. La serología para el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) era negativa. La tomografía computarizada (TC) toracoabdominal mostró numerosas adenopatías axilares, mediastínicas, mesentéricas, retroperitoneales e ilíacas y hepatoesplenomegalia. La aglutinación con látex en suero para la detección de antígenos de C. neoformans resultó negativa.

Con el diagnóstico de CCP, el paciente fue tratado con 400 mg/día de fluconazol durante 2 meses, con lo que la lesión involucionó y dejó una hiperpigmentación residual local. En diciembre de 2002 se observó en la TC abdominopélvica un aumento de tamaño de las adenopatías y de la esplenomegalia confirmándose un empeoramiento de la LLC sin observar recidiva de la CCP. El paciente falleció en enero de 2003 por insuficiencia cardiaca.

DISCUSIÓN

La existencia de la CCP como entidad ha sido muy debatida. En 1971 se consideró como «centinela de la infección diseminada»7 y en 1972 Noble y Fajardo8 , revisando 5 casos de esta patología, concluyeron que no podía existir sin asociarse a una previa, concomitante o posterior, diseminación sistémica.

Con posterioridad se ha documentado bien la criptococosis como una complicación de enfermedades que cursan con inmunodeficiencia celular, describiéndose casos de CCP en trasplantados renales6,9 y hepáticos10 , bajo terapia inmunosupresora, VIH posi-tivos/SIDA6,11-13 , linfopenia idiopática persistente CD4+5 , largos periodos de tratamiento esteroideo6,14 , linfoma no hodgkiniano y otras enfermedades malignas en tratamiento quimioterápico6,15 . Cabe destacar que la coexistencia de la CCP y enfermedades linfoproliferativas es inusual, ya que éstas cursan con inmunodeficiencia humoral. De hecho, en la revisión realizada de la literatura médica hemos encontrado, asociados a LLC, únicamente 2 casos de criptococosis diseminada16,17 y un caso de CCP asociado a traumatismo previo en la zona6 .

Las lesiones cutáneas pueden preceder en meses a las manifestaciones sistémicas, de forma que es importante establecer el diagnóstico diferencial entre CCP y CCS. Existen algunos criterios orientativos al respecto; en la CCP suele existir un antecedente traumático o un contacto previo con aves, la mayoría de las lesiones cutáneas son únicas, localizadas en zonas descubiertas y se presentan en forma de celulitis, úlceras, abscesos, lesiones tuberosas o eczematosas. En la CCS no existen los antecedentes descritos, las lesiones cutáneas son múltiples, de localización dispersa y muy polimorfas, destacando las lesiones acneiformes, placas infiltradas, nódulos, úlceras, celulitis, abscesos, lesiones tipo molusco contagioso, tipo pioderma gangrenoso o tipo sarcoma de Kaposi4,6 .

Histopatológicamente, se han descrito dos patrones de afectación cutánea dependientes del estado inmunitario del paciente y del hongo: la reacción gelatinosa y la granulomatosa. En la primera de ellas se observan masas de organismos rodeados por halos claros que representan la cápsula no teñida por la he-matoxilina-eosina y una escasa respuesta tisular. La segunda se caracteriza por presentar un menor número de microorganismos entremezclados con un infiltrado inflamatorio constituido por histiocitos, células gigantes, linfocitos y fibroblastos. La reacción tisular depende de la duración de la infección y no permite diferenciar la CCP de la CCS. La cápsula se tiñe de color púrpura con azul de metileno, de azul con azul alcián y de rojo con mucicarmina14,18 . El interés de nuestro caso radica en que, además de una reacción granulomatosa, se hallaron células linfoides de estirpe B, con marcadores CD20 y CD23 positivos, características de la LLC, secundario a un fenómeno de oncotaxia. Este fenómeno consiste en la presencia de células leucémicas en un foco inflamatorio. Su patogenia es desconocida, aunque podría obedecer a una respuesta inmunológica inespecífica a factores quimiotácticos liberados en este foco19 . Así, las células neoplásicas desaparecerían al resolverse el proceso inflamatorio con el tratamiento antifúngico sin precisar, por lo tanto, tratamiento quimioterápico específico, como de hecho ha sucedido con nuestro paciente.

En los pacientes con SIDA está bien establecido el tratamiento de la criptococosis sistémica. En la CCP no hay consenso, aunque los compuestos azólicos, como el fluconazol, pueden administrarse por vía oral y proporcionan una concentración tisular excelente y una actividad antifúngica similar a la anfoterizina B 20 , sin su toxicidad.

Correspondencia:

Marta Ballestero. Servicio de Dermatología. Hospital Universitario de La Princesa. Diego de León, 62. 28006 Madrid. España. agarcia@aedv.es

Recibido el 18 de mayo de 2004. Aceptado el 8 de julio de 2004.

Bibliografía

1.Vigili A, Rosaria Z, Mantovani L. Fungal skin infections in organ transplant recipients. Am J Clin Dermatol 2002;3: 19-35.
Medline
2.Blanco P, Viallard JF, Beylot-Barry M, et al. Cutaneous cryptoccocosis resembling molluscum contagiosum in a patient with Non-Hodgkin’s Lymphoma. Clin Infect Dis 1999;29:683-4.
Medline
3.Jones Caballero M, Fernández Herrera J, Fernández Peñas P, Fraga Fernández J, García Díez A. Criptococosis cutánea imitando Molluscum contagiosum en paciente con SIDA. Actas Dermosifiliogr 1992;83:24-6.
4.Revenga F, Paricio JF, Merino FJ, Nebreda T, Ramírez T, Martínez AM. Primary cutaneous cryptococcosis in an immunocompetent host: case report and review of the literature. Dermatology 2002;204:145-9.
Medline
5.Jee Hyun K, Dong-Hyeon S, Myoung-Don O, et al. A case of disseminated cryptococcosis with skin eruption in a patient with acute leukemia. Scand J Infect Dis 2001;33: 234-5.
Medline
6.Neuville S, Dromer F, Morin O, et al. Primary cutaneous cryptococcosis: a distinct clinical entity. Clin Infect Dis 2003;36:337-47.
Medline
7.Sarosi GA, Siberfarb PM, Tosh FE. Cutaneous cryptococcus: a sentinel of disseminated disease. Arch Dermatol 1971;104:1-3.
Medline
8.Noble RC, Fajardo LF. Primary cutaneous cryptococcosis: review and morphologic study. Am J Clin Pathol 1972;57: 13-22.
Medline
9.Lacobellis FW, Jacobs MI, Cohen RP. Primary cutaneous cryptococcosis. Arch Dermatol 1979;115:984-5.
Medline
10.Hunger RE, Paredes BE, Quattroppani C, Krähenbühl S, Braathen LR. Primary cutaneous cryptococcosis in a patient with systemic immunosuppression after liver transplantation. Dermatology 2000;200:352-5.
Medline
11.Sussman EJ, McMahon F, Wright D, Friedman HM. Cutaneous cryptococcosis without evidence of systemic involvement. J Am Acad Dermatol 1984;11:371-4.
Medline
12.Tapiz A, Vila D, Valdés V, Dorca E, Badal J, Marcos JM. Criptococosis de presentación exclusivamente cutánea en un paciente con SIDA. Rev Clin Esp 1994;194:689-91.
Medline
13.Nicolás C, Truchetet F, Christian B, Dorvaux V, Cuny JF. Ulcération étendue du cuir chevelu révélant une cryptococc Ann Dermatol Venereol 2000;127:188-90.
14.Vogelaers D, Petrovic M, Deroo M, et al. A case of primary cutaneous cryptococcosis. Eur J Clin Microbiol Infect Dis 1997;16:150-2.
Medline
15.Romano C, Taddeucci P, Donati D, Miracco C, Massai L. Primary cutaneous cryptococcosis due to Cryptococcus neoformans in a woman with non-Hodgkin’s lymphoma. Acta Derm Venereol 2001;81:220-1.
Medline
16.Hurd DD, Stanb DB, Roelofts RI, Dehner LP. Profound muscle weakness as the presenting feature of disseminated cryptococcal infection in a patient with CLL. J Infect Dis 1989;11:970-4.
17.Melzer M, Colbridge M, Keenan F, Stainsby D, Ong LC. Cryptococcosis: an unusual opportunistic infection complicating B cell lymphoproliferaive disorders. J Infect 1998;36:220-2.
Medline
18.Narisawa Y, Kojima T, Iriki A, Masaki J, Kohda H. Tissue changes in cryptococcosis: histologic alteration from gelatinous to suppurative granulomatous tissue response with asteroid body. Mycopathology 1989;106:113-9.
19.Bartolomé B, Vargas E, Daudén E, Aragüés M, García A. Oncotaxia inflamatoria en lesiones de foliculitis de un paciente con leucemia mieloide aguda. Actas Dermosifiliogr 2000;91:227-9.
20.Patel P, Ramanathan J, Kayser M, Baran J. Primary cutaneous cryptococcosis of the nose in a immunocompetent woman. J Am Acad Dermatol 2000;43(Suppl 2):344-5.
Medline